facebook comscore
Las Dos Lecciones del Domingo

Las Dos Lecciones del Domingo

Columnas miércoles 13 de noviembre de 2019 - 01:12

El pasado domingo 10 de noviembre tanto los defensores de la democracia liberal como quienes creen en los regímenes de los “hombres fuertes” recibieron importantes lecciones las cuales, todos, deben aquilatar en todas sus justas proporciones
En España, la incapacidad de los partidos tradicionales de llegar a un acuerdo de coalición obligó a la celebración de unas nuevas elecciones generales, las cuartas en cuatro años. El resultado fue un preocupante ascenso electoral de Vox, partido de extrema derecha nacionalista de los añorantes del franquismo, sintonizado con las nuevas corrientes autoritarias europeas y norteamericanas.
La crisis de representatividad de las opciones políticas tradicionales mucho debe al abuso de prácticas y componendas muy mal comprendidas y ampliamente reprobadas por los ciudadanos. Los absurdos estira y afloja protagonizados en España por el PSOE, el PP, Ciudadanos y Podemos han sido castigados en las urnas por un electorado harto de politiquerías e irresponsabilidad.
Este “voto de castigo” ciudadano por lo general se manifiesta en beneficio de opciones personalistas y autoritarias con posturas maniqueas y demagógicas, pero cuyo simplismo es fácilmente comprendido por la gente.
El panorama español se complica. El PSOE y Podemos han anunciado un acuerdo de coalición, pero los efectos del ascenso de la extrema derecha son todavía difíciles de evaluar. España sigue la senda de Italia, polarizada por demagogo Matteo Salvini .
Mientras los políticos no entiendan las causas de su crisis de representatividad, ésta seguirá profundizándose.
Mientras tanto, en Bolivia, Evo Morales cayó víctima de su soberbia. Nadie niega los éxitos de su gobierno en los terrenos sociales y económicos, logrados, por cierto, gracias a favorables coyunturas y a políticas la cuales pueden calificarse como “neoliberales”. Pero gobernó polarizando y dividiendo a la sociedad, y si alguien ha querido dar un golpe de Estado ha sido precisamente él.
Modificó la Constitución para reelegirse, más tarde la reinterpretó para no contabilizar el primer periodo, de ahí celebró un referéndum para reelegirse por cuarta vez y lo perdió, pero no le importó, presionó para declarar inconstitucional ese impedimento y, como corolario, pretendió hacer fraude para evitar una segunda vuelta.
Las estrategias de atentar contra las instituciones democráticas, atizar el confrontacionismo populista y acentuar los liderazgos personalistas tienen límites.
En el referéndum de 2016 los bolivianos rechazaron una nueva reelección. El Presidente no escuchó ese reclamo de alternancia. El domingo, evidenciado por un lapidario informe de la OEA, ofreció la celebración de nuevas elecciones, pero el ejército sugirió su dimisión para asumir, en mala hora, el papel de árbitro. Lamentable situación cuyo único responsable es Evo.
España fue muestra del hartazgo ciudadano ante los hábitos y manejos de quienes dicen representarlos en democracia.
Bolivia impuso un límite a las arbitrariedades de un gobernante megalómano y autoritario.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-01-24 - 00:16
Los tres strikes de Gertz Manero Columnas
2020-01-24 - 00:15
Ataque gaschicolero Columnas
2020-01-24 - 01:51
Línea 13 Columnas
2020-01-24 - 01:49
Los precandidatos en la CDMX Columnas
2020-01-24 - 01:31
El tiempo vale más para Paola Pliego Columnas
2020-01-24 - 01:25
+ -