laopcionnota
Las filtraciones
Las filtraciones

Columnas lunes 15 de abril de 2019 - 01:37


Mucha tinta, minutos al aire y textos en diversas plataformas aún se escucharán sobre el periodista, programador y sin duda, un hombre que recorrió el velo de la información clasificada, el fundador de Wikileaks, Julian Paul Assange. Hoy quiero recordar un episodio que involucra a México y Estados Unidos.

En diciembre de 2010, los cables, tarjetas y reportes informativos clasificados de los gobiernos de Turquía, Siria y México, entre otros muchos, descubrían las partes mas íntimas de su actuar político,económico y social. Hilary Rodman Clinton visitó al presidente Felipe Calderón Hinojosa para iniciar el recuento de los daños en la muy debilitada relación del entonces embajador Carlos Pascual y el jefe del ejecutivo mexicano.

Los informes que el embajador Pascual había enviado a Washington sobre la entonces llamada guerra contra el narcotráfico de Felipe Calderón Hinojosa eran un relato minucioso y crítico del accionar del gobierno mexicano y, sus instituciones, era severo en sus juicios sobre el Ejército, lo calificaba de parroquial e incluso lo acusaba que en algunos casos había mostrado falta de valentía para capturar a narcotraficantes de importancia.

Criticaba la falta de coordinación y las rivalidades entre el Ejército, la Policía Federal y la PGR. Creía que la inteligencia mexicana era corrupta y de resultados muy pobres, los cuales en muchas de las ocasiones los maquillaban.

El periodista mexicano Wilbert Torre relató que “Calderón debió sentir que la sangre le ardía cuando leyó los cables escritos por Pascual. Antes de los informes ya era clara su animadversión hacia el embajador de Estados Unidos, después sólo él supo”.

El también escritor Wilbert Torre, abundó sobre las reacciones del presidente mexicano, “El embajador o quienes generaron los cables les echaron mucha crema a sus tacos, querían levantar sus propias agendas ante sus jefes y, han hecho mucho daño por las historias que cuentan, historias que en verdad distorsionan. Yo, al embajador no tengo por qué decirle cuántas veces me reúno con el gabinete de seguridad, ni qué digo; la verdad es que no es un asunto de su incumbencia. No acepto, ni tolero ningún tipo de intervención”.

Las filtraciones que se dieron a conocer por Wikileaks, en verdad que causaron un profundo impacto en el gobierno mexicano, pero la entonces Secretaria de Estado, Hilary Clinton, pretendía resolverlo con su visita a suelo Azteca y limar las asperezas entre Calderón y Pascual. El mandatario mexicano fue frío y duro en sus argumentos y reclamos. Le explicó que Pascual había sido invasivo e intervencionista, que con frecuencia opinaba sobre decisiones y acciones tácticas en el combate a los cárteles y, que sus consideraciones sobre el Ejército y las Instituciones le parecían erróneas, injustas y ofensivas. Finalmente, el Embajador fue sustituido.



•Doctora en Relaciones Internacionales
ncalmarosa@gmail.com

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


De 3 a 4 sedes para la CDMXColumnas
2019-04-19 - 03:10
Hazañas y esperanza en nuestra LigaColumnas
2019-04-19 - 03:07
Votos SagradosColumnas
2019-04-19 - 03:05
¡Un engaño!Columnas
2019-04-19 - 03:03
La lucha económica de la clase mediaColumnas
2019-04-19 - 02:58
IngresosColumnas
2019-04-19 - 02:55

Publicidad


Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-