facebook comscore
Las frías estadísticas de la pobreza

Las frías estadísticas de la pobreza

Columnas lunes 02 de diciembre de 2019 - 01:58

La asignación de 451 mil 939 millones de pesos a programas considerados relevantes para reducir la pobreza es tema controversial, hay quienes lo alaban y hay otros que lo condenan, sin embargo, no hay que dejar de pensar que si se distribuye honestamente esos recursos, habrá millones de familias que por lo menos tendrán la esperanza de comer por el día que vivan.
Al margen de las críticas relacionadas con los números, los principales argumentos en contra sobre la forma cómo se aplicarán los recursos orientados a los programas sociales a partir de enero del 2020 se centran en la afirmación de que con ellos se pretende una mejor distribución de la riqueza.
Los detractores del documento y de su contenido advierten que entregar dinero no es la mejor forma de “distribuir la riqueza”, aduciendo que el simple reparto de apoyos económicos a personas de la tercera edad, campesinos, estudiantes de bajos recursos y otros sectores vulnerables, en poco contribuye a atenuar la brecha entre pobres y ricos, lo que, como toda discusión, tiene algo o mucho de verdad.
Como en todos los campos del saber, en materia económica la teoría no siempre responde totalmente a la práctica, en la que incide un sinnúmero de factores que afectan la realidad de manera diferente, por lo que es imposible diseñar un esquema que favorezca de la misma forma a todos los implicados.
Es verdad que la entrega de recursos a los más pobres no es la panacea para superar la lacerante pobreza que priva en México, pero para quienes hemos estado donde la miseria forma parte del panorama es impostergable apoyar a quienes se despiertan sin la menor esperanza de comer durante las próximas horas.
Sin embargo, es de advertir que una auténtica redistribución de la riqueza debe iniciar con la generación de riqueza, en la creación de empleos y de generación de recursos, en la capacitación para el trabajo, en la educación a todos los niveles, en la construcción de una estructura social para que cada día haya mayores posibilidades para todos.
Al momento de evaluar los programas de combate a pobreza no debemos limitarnos a los encaminados al otorgamiento de apoyos directos, sino a los diseñados para estimular el crecimiento económico. Cuando educamos, cuando atendemos las necesidades de salud, cuando construimos infraestructura y cuando fomentamos las labores agrícolas combatimos la pobreza, pero un pueblo con hambre no piensa en escuelas, en centros de salud, en carreteras ni en nada más allá de cómo comerá hoy.
Sí, es necesario ver por los 52.4 millones de mexicanos que viven en situación de pobreza, cifra que no se refiere a un frío y simple número en las estadísticas, pues estamos hablando de 52.4 millones de personas con una realidad poco atractiva para todos y cada uno de ellos.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Unámonos al “World War Zero” Columnas
2019-12-06 - 00:15
Reinterpretarnos Columnas
2019-12-06 - 00:06
Los motivos de Karen Columnas
2019-12-06 - 00:01
Tiraditos Columnas
2019-12-06 - 02:49
Medios, negocios y corrupción Columnas
2019-12-06 - 02:48
FALTO VISION EN MICHACAN 2019 Columnas
2020-01-01 - 02:46
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -