facebook comscore
Las horas cruciales

Las horas cruciales

Columnas miércoles 01 de mayo de 2019 - 01:43

Venezuela entró en una cuenta regresiva. Nada podrá ser igual y de por sí ya no lo era era una situación compleja y de enorme incertidumbre.

El sostén más importante de Nicolás Maduro son los militares y sin ellos tendría que dar, tarde o temprano, paso a un arreglo político distinto y que restaure la democracia.

Su situación es insostenible y lo saben Maduro y los suyos. La clave radicará en cómo quieren que sea su salida del poder. Los generales venezolanos deben estar evaluando el costo de una situación en la que todos pierden y la que la violencia se puede desbordar en cualquier momento.

Son horas cruciales también para el continente y en particular para América Latina, donde debe existir un esfuerzo para buscar que los enfrentamientos no terminen en una tragedia de dimensiones aún mayores de las que ya conocemos. México debiera recobrar su liderazgo y colaborar para que lo que va a ocurrir, ocurra con las menores afectaciones para la gente. Nuestra política exterior se mandata por la Constitución y está reconoce a los estados democráticos.

Así lo hicimos en otras ocasiones, con Nicaragua y El Salvador, pero también con Argentina y Chile; con los primeros colaborando en el derrocamiento de las dictaduras y con los segundos, rompiendo relaciones cuando golpes militares sacaron del poder a gobernantes legítimos. Sí hay que tomar partido y más aún cuando hay tanto en juego.

El presidente interino, reconocido por la Asamblea Nacional, Juan Guaidó y el líder opositor Leopoldo López dieron un paso al frente del que tampoco existe reversa. El impuso de un alzamiento militar acompañado de la movilización de la gente, es el camino que trazaron y del que esperan obtener resultados.

Si no prospera su estrategia, terminarán en prisión o muertos. Así de graves son las cosas, con el añadido que ahora se ven en directo, más allá de las censuras del régimen de Maduro.

El caso de López es paradigmático, ya que fue liberado del arresto domiciliario en el que se encontraba, como un desafía más al chavismo.
Es el tiempo, también, de reconocer en dónde se encuentra la razón y la legitimidad. Venezuela dejó de ser una democracia cuando los opositores empezaron a ser detenidos, se atentó contra los legisladores, se desconoció al poder judicial, se olvidaron los derechos humanos y se cerraron los espacios de independencia en la prensa.

Ello, además, en medio de una crisis económica que degradó el nivel de vida en una nación que fue ejemplo de prosperidad en el pasado, pero que se vio atrapada en el populismo y su lógica destructiva.

Vendrá la noche, no hay duda, pero se acerca un nuevo amanecer para los venezolanos.

•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La piedra angular de los derechos humanos Columnas
2020-09-30 - 02:20
La violencia en manifestaciones.  Columnas
2020-09-30 - 02:08
¿Qué sabe Harfuch de los normalistas? Columnas
2020-09-30 - 02:02
TIENEN BANDERA ROJA PENALES DE PUEBLA. Columnas
2020-09-30 - 02:00
Infancia trans y enfoque de niñez Columnas
2020-09-30 - 02:00
+ -