laopcionnota
Lauda, el fénix
Lauda, el fénix

Columnas miércoles 22 de mayo de 2019 - 04:32


Ganó tres campeonatos mundiales de Fórmula 1 entre 1975 y 1984... son pocos si los comparamos con los campeonatos logrados por Schumacher (7), con los de Fangio (5) o incluso los de Hamilton (5); pero cuando hablamos de la forma en que Niki Lauda ganó esos dos últimos campeonatos, todo lo logrado por los tres pilotos antes mencionados, parece poca cosa.

Y es que cuando se habla de esas tres coronas de Lauda, no se habla tanto de su habilidad con el volante ni de los rivales a los que enfrentó y venció durante esos años.

Quien conoce su historia, ya sea por relatos de alguno de esos aficionados de Fórmula 1 de toda la vida o gracias a la película 'Rush' de 2013, sabe que se trata de una historia de coraje, entereza y de amor por la vida.

Fue durante las prácticas del Gran Premio de Alemania en el campeonato de 1976, cuando el austriaco perdió el control de su Ferrari sobre la pista de Nurburgring y terminó envuelto en llamas tras impactar contra la barra de contención del circuito. Y fue justo en ese momento cuando comenzó a gestarse su leyenda.

Sólo le bastaron 42 días después de aquel accidente que le desfiguró la cara y le dañó para siempre los pulmones, para volver a la pista de carreras y meterse de nuevo a la batalla por los puntos frente al británico James Hunt, su más grande rival.

No logró remontar la distancia en la tabla de puntaje y quedó en cuarto lugar, pero ante los ojos de todo el mundo, lo que había conseguido Lauda durante esas semanas era ya una de las gestas heroicas más grandes no sólamente de la Fórmula 1, sino de toda la historia del deporte.

Al año siguiente volvería y sería campeón del mundo. Repetiría la hazaña una vez más en 1984 y se retiraría definitivamente del asfalto en 1985 sin nada más que demostrar y con 177 competencias bajo el brazo. Siguió luchando contra los estragos de su accidente por el resto de su vida. Tuvo que recibir dos trasplantes de riñón: uno de su hermano y otro de su novia.

Hace sólo algunas semanas fue sometido a un trasplante de pulmón. Sin embargo, logró convertirse en un exitoso empresario y continuó con una carrera ligado al deporte motor con roles administrativos en Ferrari y Jaguar durante los años 90 y principios de los dos mil. Recientemente se desempeñó como director no ejecutivo del equipo Mercedes AMG Petronas, el cual le debe el hecho tener actualmente en uno de sus monoplazas a Lewis Hamilton.

Niki Lauda ha muerto a sus 70 años de edad en la ciudad de Zúrich, Suiza. No pudo vencer los problemas renales que lo aquejaban desde hacía varios meses. Pero se ha ido dejando detrás de sí un ejemplo para todos aquellos que alguna vez han considerado darse por vencidos ante sus problemas.

Hoy no se fue un simple austriaco, ni tampoco un ex-piloto de carreras. Hoy perdimos a un hombre que supo serlo cuando más lo necesitaba, cuando nadie lo esperaba ni se lo exigía. Hoy se fue un hombre que nunca se permitió a sí mismo verse vencido.

"No creo ser una leyenda. A la gente que lo afirma, les diría que sigo vivo; las leyendas son personas que ya están muertas y yo lo que siempre he hecho ha sido buscar nuevas cosas para mi vida, cosas diferentes".

Hoy nació una leyenda, la del piloto de Fórmula 1 que se convirtió en ave fénix. Descanse en paz, Niki Lauda.( 1949 - 2019)


•Cronista deportivo
Twitter: @Sir_Vic

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Los infantiles brillan en nayaritColumnas
2019-06-14 - 04:19
Inicio prometedor en el TricolorColumnas
2019-06-14 - 04:16
Coctel de colores mexicanosColumnas
2019-06-14 - 04:13
El largo adiós de ChandlerColumnas
2019-06-14 - 04:07
¡A quien le hablan!Columnas
2019-06-14 - 04:03
IngresosColumnas
2019-06-14 - 03:59

Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-