laopcionnota
Leonardo Da Vinci y la melancolía del éxito

Leonardo Da Vinci y la melancolía del éxito

Entornos jueves 02 de mayo de 2019 - 04:11


POR CARLOS ROJAS

Este jueves se cumplen 500 años de la muerte de Leonardo da Vinci, considerado el genio más universal y un símbolo renacentista del hombre moderno. No hace falta una larga presentación sobre Da Vinci porque su figura influyó la historia del arte y la cultura occidental que aprendemos desde la educación básica.

La Gioconda y La última cena no son sólo obras de arte de perfección inédita en el tratamiento de la luz, la composición y el color; también son instituciones de una era y archivos que conservan los productos de una mente extraordinaria e inquietante. Leonardo no sólo destacó en el ámbito de la pintura. En Florencia, por lo menos, el prestigio lo tenía ganado por sus conocimientos sobre ingeniería, mecánica, arquitectura, hidráulica y por las atrevidas innovaciones técnicas que presentaba para renovar los drenajes, bombear agua del fondo de las minas o desviar ríos.

En una famosa carta fechada en 1438, el genio solicitó trabajo en la corte de Ludovico Sforza. En la misiva explica con particular humildad sus habilidades: “Tengo planos para toda clase de puentes (…) puedo hacer esculturas demármol, bronce y arcilla. Dispongo de los medios para quemar y destruir al enemigo (…) un tipo de cañón muy cómodo, y donde resulten impracticables los cañones, armaré catapultas y otros instrumentos de asombrosa eficacia”.

Su inclinación hacia la ciencia no fue menor. Estudió botánica y la nutrición de las plantas; experimentó con nuevos materiales y pigmentos para crear sus pinturas; analizó con vehemencia la anatomía del cuerpo y estuvo muy interesado en la óptica, la acústica, la geometría y se estima que existen alrededor de 6 mil páginas de apuntes en los cuadernos que aún le sobreviven. Muchos de ellos son de difícil interpretación porque sus observaciones, proyectos y planos están escritos como ensayos codificados para ser comprendidos solo por el autor.

A pesar de su incuestionable talento, la vida de Leonardo está cargada de una sutil, pero perceptible atmosfera melancólica, que se refleja en sus constantes quejas por no tener encargos oficiales de obras trascendentes; en su angustiosa dificultad para concluir los proyectos que iniciaba, y en la vida, hasta cierto punto, errante y solitaria que llevó, particularmente en sus últimos años.

Freud se cuestionó qué clase de personalidad pudo estar detrás de la genialidad del florentino. En su ensayo Un recuerdo infantil de Leonardo Da Vinci, Sigmund Freud aborda la infancia, la relación con su padre y las características de las pulsiones de Da Vinci en su vida adulta.

Leonardo fue el hijo ilegitimo de la relación entre Piero Fruosino di Antonio, hijo de una familia acaudalada, y Caterina di Meo Lippi, una joven campesina.

Pasó su primera infancia a lado de sus abuelos paternos; criado y educado por madrinas. Probablemente fue la influencia de su abuela, una ceramista, la que lo indujo a las artes. No utilizó los derechos de su apellido paterno pues nunca se autonombró como un Piero, familia que lo desconoció y desheredó tras la muerte de sus abuelos. Su tío Francesco lo reconoció como su heredero universal, pero sus hermanos se opusieron e impugnaron el derecho de Leonardo a recibir la herencia.

Lo que Freud concluye es que la infancia del genio renacentista pudo ser profundamente angustiosa, marcada por experiencias de exclusión y rechazo. Ante esta situación, un niño puede desarrollar un comportamiento introspectivo y reflexivo, en el que intenta explicar y comprender su propia condición a fin de evitar el sufrimiento.

Es probable que el genio de Leonardo sea consecuencia de una infancia dolorosa y un mecanismo de respuesta, que sublimó la pulsión relacionada con el placer sexual por una orientada hacia el conocimiento y la búsqueda autónoma de respuestas.

Freud puso atención a la dificultad que tenía Leonardo por finalizar las obras que se proponía hacer y relaciona tal descuido con la negligencia que su padre tenía hacia él. Es posible que Leonardo se haya vuelto célibe u homosexual después de haber transformado la pulsión infantil de sus deseos sexuales en una pulsión por el saber.

Su genio pudo ser una estrategia inconsciente para proteger su mente y su presente de los recuerdos de una infancia confusa, con poco sentido de pertenencia. No es que fuera desapasionado, sino que sublimó su pasión sexual en una actitud intelectual dirigida hacia un perfeccionamiento del mundo. Y este perfeccionamiento no sólo era sobre la técnica y la ciencia, era un refinamiento del alma. Leonardo practicó el vegetarianismo e incluso estuvo a favor de la liberación animal. Compraba aves enjauladas para después dejarlas escapar en el cielo libre.

En 1476 se documentó una acusación en su contra por presunta sodomía. En su lecho de muerte, en Francia, fuera de su tierra natal, estuvo acompañado de su querido discípulo y albacea, Francesco Melzi, y se especula que Leonardo murió en los brazos del rey Francisco I, en el castillo real de Clos-Lucé, en Amboise.

A ciencia cierta se sabe que sus bienes, pinturas, libros, apuntes, unas pocas tierras y un abrigo de piel, fueronrepartidos entre sus sirvientes y leales acompañantes. Murió sin esposa y sin hijos. A pesar de desconfiar en la teología oficial de la Iglesia Católica, pidió recibir los santos sacramentos, hecho que ha motivado suspicacias acerca de mensajes religiosos subversivos en sus obras. Por voluntad expresa solicitó que su ataúd fuera cargado por un grupo de 60 mendigos, lo cual se cumplió.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Fragmento La Estación De Las MujeresEntornos
2019-08-16 - 04:56

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-