facebook comscore
Ley para destruir a los niños 

Ley para destruir a los niños 

Columnas lunes 02 de diciembre de 2019 - 00:01

En días pasados, a iniciativa del diputado del pervertido partido Morena, Temístocles Villanueva, se presentó y fue aprobada en comisiones del Congreso de la Ciudad de México, una iniciativa de ley, bautizada como la “Ley Trans” que, en términos generales, propone lo siguiente: Brindar un apoyo a los menores de edad para que independientemente de su sexo biológico puedan identificarse de la manera en que ellos prefieran. De esta forma, en compañía de un padre o tutor, niñas, niños y adolescentes podrán solicitar una nueva acta de nacimiento para cambiar su nombre y género.
Ante una atrocidad como la Ley Trans, uno se pregunta ¿qué interés hay en el partido Morena por dinamitar a la familia? ¿Por qué ese odio patológico a la familia natural? ¿Cuál es el fin de este tipo de legislaciones que buscan subvertir no solo el orden natural?
Es evidente que solo se nace niño o niña, se ha demostrado que no existe el gen homosexual, y que la sexualidad no es, como contra toda razón argumentan, una construcción social que cada uno puede elegir, sino que el sexo masculino o femenino es una realidad biológica que ningún tratamiento hormonal puede cambiar y mucho menos una ideología como la de género que es absolutamente irracional, anticientífica y antinatural; y por supuesto, totalmente inmoral, pues ya el cardenal Cafarra decía que tenía un carácter satánico: es el demonio quien pretende corregir la creación de Dios que “hombre y mujer los creó”.
Los tratamientos hormonales, solo logran cambios físicos, pero no alteran el ADN masculino o femenino por más tratamientos y lavados de cerebro que hagan con ideologías tóxicas. Si una persona masculina trans decide hacerse mujer, se identifica como tal y se hace reconocer socialmente como tal y muere, pasados cientos de años, si sus huesos perduran y le hacen un examen de ADN para saber su identidad, los resultados arrojarán que fue hombre o mujer, pero jamás un trans, porque la genética es imposible de alterar. 

Los niños no pueden comprar alcohol, cigarrillos, o hacerse una cirugía menor, pero ¿ahora resulta que al margen de la patria potestad de sus padres podrán cambiar su acta de nacimiento para pedir que se les reconozca como lo que no son, y que más bien es el resultado de un problema psicológico de identidad, pero no biológico? Y después, claro, habrá que hacer una legislación para que, al margen de sus padres puedan también someterse a cirugías y tratamientos hormonales que les causaran terribles e irreparables daños a su salud física y mental.
No permitamos que el partido satánico de Morena y sus secuaces destruyan a las familias, a los niños y a los valores que nos han distinguido como una sociedad que ama a la familia. Con estas aberraciones queda claro que ningún católico en el futuro puede votar por ese partido que actúa como un verdadero enemigo, de Dios, de la familia y de la fe católica.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Unámonos al “World War Zero” Columnas
2019-12-06 - 00:15
Reinterpretarnos Columnas
2019-12-06 - 00:06
Los motivos de Karen Columnas
2019-12-06 - 00:01
Tiraditos Columnas
2019-12-06 - 02:49
Medios, negocios y corrupción Columnas
2019-12-06 - 02:48
FALTO VISION EN MICHACAN 2019 Columnas
2020-01-01 - 02:46
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -