facebook comscore
Licitación a modo

Licitación a modo

Columnas viernes 20 de diciembre de 2019 - 00:57

Muy pendientes deben estar las empresas que compiten en la licitación del equipamiento de unidades para la Guardia Nacional, pues pueden llevarse tremenda sorpresa, ya que podría darse un fallo a modo o en todo caso, declararla desierta para otorgarla a quienes se dicen “amigos” del general secretario de la Defensa, Luis Crescencio Sandoval González.
Desde hace algunos días, en los pasillos de la Sedena se ha mencionado que se asignó sin licitar un contrato por mil 407 millones de pesos en camionetas pick up Cheyenne, que ampara la compra de 2 mil 234 unidades para la policía militar, entre ellas, la Guardia Nacional de la 4T.
En los pasillos de la Sedena se dice que está en puerta un escándalo más de corrupción, porque llama la atención que estas asignaciones de contratos se puedan hacer a quienes se dicen amigos del general Sandoval.
Fuentes de la dependencia castrense señalan que Telecomunicaciones y Servicios del Norte, S.A. de C.V. (TSN) y TPS ARMORNIG, dedicada al blindaje de vehículos pertenecen al mismo grupo y se les asignarían los contratos por su relación cercana con el general secretario.
Esto llama la atención porque Sandoval González ha ejercido como comandante de la Cuarta Región Militar, tejiendo importantes lazos con el empresariado regiomontano.
Otro dato, nos señalan que TPS ARMORNIG está blindando 184 vehículos del lote de más de 2 mil unidades, sin haber llevado a cabo ningún proceso de contratación pública para este servicio, todo por instrucciones del alto mando.
Se asegura que se está pasando por alto la normatividad aplicable, evadiendo los principios de economía, eficiencia, honradez y transparencia, contemplados en el artículo 134 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, así como también la Ley de Adquisiciones, llevando a cabo actos ilegales e irregulares, que caen en el sospechosísimo, dados los antecedentes de las empresas y su presunta relación cercana con el titular de la Sedena.
Las fuentes consultadas señalan que, para redondear el negocio, fue simulado un proceso de licitación en Compranet para el equipamiento de las 2 mil 234 camionetas Cheyenne consistente en la instalación de roll bar, tumbaburros, banca y torretas, simulando la tan presumida “transparencia”, cuando en realidad busca asignar directamente a TSN, empañando un proceso licitatorio, mediante la descalificación del resto de los licitantes, favoreciendo así a otra empresa regia.
Ahora se cuestiona que para poder vender a Sedena sólo basta con ser “amigo” de la 4T.
La Sedena deberá apegarse a la normatividad y dejar una competencia plena, sin que interfieran intereses y, sobre todo, “amiguismo”, que tanto se pregona que se ha terminado en esta nueva era del pueblo bueno.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
¿Y el Jefe de Estado? Columnas
2020-04-07 - 00:17
A trabajar juntos para salir adelante Columnas
2020-04-07 - 00:09
Nuevos partidos ¿en qué vamos? Columnas
2020-04-07 - 02:09
Los hospitales invisibles Columnas
2020-04-07 - 01:53
+ -