laopcionnota
Lomelí y las bombas en sus pies

Lomelí y las bombas en sus pies

Columnas miércoles 17 de julio de 2019 - 00:51


Carlos Lomelí es un empresario farmacéutico que financió muchas campañas en el pasado. Desde que lo postularon como candidato de Morena a la gubernatura de Jalisco, sabían que estaba envuelto en polémicas y que era un político “expuesto”.

Perdió la contienda con Enrique Alfaro, pero ganó la posición de delegado del Gobierno federal, que en los hechos lo hizo uno de los personajes más poderosos de su estado.

Desde esa posición soñaba con ser alcalde de Guadalajara, para desde ahí buscar la titularidad del Poder Ejecutivo de su estado. Esto lo confrontó, de inicio, con el propio Alfaro, quien sabe reconocer los riesgos y quien tiene una habilidad en el manejo de los tiempos políticos, que lo hace un adversario difícil de vencer.

Lomelí no supo separar sus negocios de las actividades públicas y ahí inició su descalabro.

Omitió empresas en sus declaraciones patrimoniales y esto fue utilizado por sus enemigos para sacarlo de la jugada y, en una de esas, hasta de la vida empresarial.

Por otro lado, organizaciones de la sociedad civil insistieron en las tramas dudosas y revelaran participaciones en la adquisición de medicinas y materiales de curación.

El desastre ya fue irreparable, cuando se descubrió, por una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, que la empresa Abastecedora de Insumos para la Salud, involucrada en un fraude al Instituto de Pensiones de Jalisco, era en realidad de Lomelí —cosa que había negado— y que además, tan solo con el Gobierno federal se habían hecho negocios por 143 millones de pesos.

Pero lo que menos entendió Lomelí, es que su riqueza, la que le permitió escalar en la vida de los partidos y convertirse en uno de los ejes morenistas en el Bajío, iba a ser su perdición tarde o temprano.

Lo interesante es que la ofensiva más aguerrida en su contra proviene de la Secretaría de la Función Pública. Irma Eréndira Sandoval lo quiere lejos del Gobierno por muchos años y a eso responde el anunció de que hay varias investigaciones en curso.

Lomelí habría violado diversas directrices sobre el conflicto de interés y está en un callejón de salida, alimentado por la fobia que le tienen en los ambientes más radicales de la 4T.

Con el paso de los días y las semanas, sabremos hasta dónde alcanzan las acusaciones y si desde Palacio Nacional todavía hay alguien capaz de cobijar al exdelegado.

Parece dudoso, y más en un contexto en el que las persecuciones son muy bien vistas en una parte de la grada, a la que ya le urgen hechos concretos para calibrar el tamaño del compromiso en lo que respecta al combate a la corrupción.

•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Viajar al sureste asiáticoColumnas
2019-08-20 - 03:09
Quién tiene el control: ¿China o EU?Columnas
2019-08-20 - 03:08
IngresosColumnas
2019-08-20 - 03:06
Línea 13Columnas
2019-08-20 - 03:03
¡Noah!Columnas
2019-08-20 - 03:01
Pasividad de la autoridadColumnas
2019-08-20 - 02:57

+-