Los contrastes en Lima

Los contrastes en Lima

Columnas miércoles 07 de agosto de 2019 - 00:59


La actuación de la delegación mexicana en Lima 2019 me tiene gratamente sorprendido.

Falta la parte definitiva de los juegos panamericanos, con los últimos días de competencia en donde destacan pruebas durísimas para los nuestros como el Atletismo, además de los deportes de conjunto en donde quedan ya pocas esperanzas, salvo por el TRI que se juega su pase a la final esta tarde.

Aún así, lo hecho en la primera semana ya destaca favorablemente. Si bien sabíamos que la alegría de pasar la primera noche como líderes del medallero iba a quedar como mera anécdota, el hecho de mantenerse en el segundo puesto tan solo detrás de Estados Unidos por prácticamente 7 días no es poca cosa.

En los últimos días, las aguas poco a poco han vuelto a un cauce más “natural”, o al menos más parecido a lo que se suele esperar de nuestro deporte en este evento. Primero fue Brasil y después Canadá las naciones que terminaron mandando a los nuestros al cuarto lugar. Y para nada es reclamo, solo estor recuperando de manera cronológica el desempeño mexicano reflejado en los metales.

Bien se dice en el deporte, y en la vida misma, que la competencia siempre tiene que ser contra uno mismo. Ver cuánto has mejorado, cómo te has superado, y reflejarlo con resultados. Entiendo que esa es la mentalidad con la que las autoridades, sean cuales sean en cada justa, suelen ponerse como meta un estimado de medallas, tanto de oro como totales, más allá de apuntarle a un puesto específico del medallero.

Los dirigentes de nuestro país en materia deportiva para nada pueden presumir una gestión inmaculada, y eso que apenas llevan unos meses al cargo.

Acusaciones como las de la esgrimista Paola Pliego hace algunos días contra todo el sistema deportivo incluyendo a Ana Guevara nos hace preocuparnos por un sistema que ha estado viciado desde hace mucho tiempo.

Pongo esto sobre la mesa porque ante la destacada actuación de la delegación en general, será muy fácil lavarse las manos y que la gente de saco y corbata nos diga al final de la competencia: “¿ven?, no estamos tan mal”. Y por supuesto que no es así. Muchas federaciones, o mejor dicho, muchos atletas terminan saliendo adelante con sus propios recursos ante el limitado apoyo. Y es de admirarse. Ahora, en un sistema deportivo nacional más transparente y comprometido, imaginen todo lo que se podría lograr con resultados palpables.

Los deportes de siempre han respondido y con una renovación de nombres que podemos anticipar como próximas figuras en disciplinas como Tae Kwon Do y Clavados, además de inesperadas revelaciones en otras disciplinas. El balance de los Juegos Panamericanos de Lima 2019 al final será muy bueno.

Pero por favor, que eso no tape los problemas por resolver y las oportunidades de crecimiento al interior de nuestras federaciones.

•Periodista y analista deportivo alex.lindoro@gmail.com / @AlexLindoro

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

¡Ferrari a la alza!Columnas
2019-09-23 - 02:24
El arte, vehículo hacia lo sagradoColumnas
2019-09-23 - 02:22
Recordar no es un acto neutraColumnas
2019-09-23 - 02:18
Agnu 74Columnas
2019-09-23 - 02:15
La cartaColumnas
2019-09-23 - 02:13
Línea 13Columnas
2019-09-23 - 02:10

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-