laopcionnota
Los días del cóndor

Los días del cóndor

Columnas viernes 26 de julio de 2019 - 02:15


El asesinato de dos israelíes en Plaza Artz da para cualquier tipo de especulaciones. Aunque todo parece indicar que la asesina material mintió al decir que una de las víctimas era su pareja y que lo había ultimado porque le habría sido infiel. Pero la gran interrogante es ¿qué hacían estos dos individuos en México para “merecer” su muerte? La imaginación puede volar en cualquier dirección, pero me voy a atrever a lanzar algunas hipótesis.

La primera y más sencilla es que eran mafiosos, y que estaban en tratos de drogas con algún grupo de narcotraficantes para su envío a Israel. Algo salió mal, no se cumplió con lo pactado y les “dieron piso” (echando mano del terrible léxico de la “maña” mexicana).

Otra hipótesis más rebuscada, es que se trataba de un par de agentes del MOSAD; y que los múltiples enemigos de Israel decidieron enviar un mensaje claro y contundente de que México ya no será un lugar seguro para sus operaciones.

La primera pregunta obligada sería ¿por qué disponer de ellos de esa manera tan burda?

La respuesta está en las diferentes maneras en que los servicios de inteligencia internacionales operan. Por ejemplo, en el caso de Argentina, con el infame bombazo a la AMIA en tiempos del presidente Menem (Buenos Aires 1994), fue una clara advertencia de Irán, Siria y sus socios argentinos, de que allá en Sudamérica tenían ya una cabeza de playa que no le permitiría a los judíos un campo de acción fácil y cómodo.

También los norcoreanos hicieron lo propio, con el burdo asesinato de Kim Jong Nam, hermano mayor del dictador Kim Jong-un, en el aeropuerto de Kuala Lumpur (2017).

Aunque esta operación fue planeada con sumo cuidado, engañando a dos jóvenes muy pobres de Indonesia y Vietnam, haciéndoles creer que participarían en un programa televisivo de bromas; al final estos chivos expiatorios terminaron, sin saberlo, por suministrarle a su víctima un veneno letal.

El desafortunado pariente del tirano no sobrevivió ni veinte minutos.

Este es otro caso más de operaciones secretas que no guardaron las formas (porque así se decidió). De igual manera ocurrió con el cruel homicidio del periodista Jamal Khashoggi, al interior del consulado de Arabia Saudita en Estambul (2018).

La característica común en estos casos fue que la comunicación entre los servicios de inteligencia de potencias rivales, se dio de tal forma que el mundo entero lo advirtiera. No así por ejemplo, los asesinatos de espías y rivales perpetrados por los rusos. Ellos han sido un poco mas cuidadosos, utilizando veneno que se absorbe por la vía dérmica; o bien con un pinchazo que se aplica con la punta de un paraguas, mientras la víctima camina tranquilamente por la calle.

Si el caso de los israelíes asesinados en la maldecida Plaza Artz fue obra de los servicios secretos de alguna potencia extranjera, me preocupan varias cosas. ¿Será que nuestro país empezará a estrechar relaciones con Irán o Rusia, y que este incidente es un mensaje? No puedo quitarme de la mente el hecho de que todos los países socialistas de la región buscan, como tabla de salvación económica y política, a estos nefastos y autocráticos gobiernos. Ojalá todoquede en un asunto de alcoba…

•Internacionalista, político, empresario y escritor
@RudyCoen

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Investigado y busca cargoColumnas
2019-09-13 - 02:51
Pessoa íntimoColumnas
2019-09-13 - 02:47
¿Quién es el responsable?Columnas
2019-09-13 - 02:41
IngresosColumnas
2019-09-13 - 02:40

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-