facebook comscore
Los modos del doctor Mireles

Los modos del doctor Mireles

Columnas miércoles 11 de septiembre de 2019 - 02:12

José Manuel Mireles saltó a la fama porque era uno de los líderes más importantes de las autodefensas en Tepalcatepec, en Michoacán, al inicio del gobierno de Enrique Peña Nieto. Adquirió relevancia, además, porque le gustan los medios de comunicación y no suele resistirse a tomar el micrófono y declarar algo.

En la confusión que existía, y que existe, en torno a las autodefensas, lo quisieron hacer un héroe, pero no lo es. Inclusive lo detuvieron por portación de armas de uso reservado del Ejército y pasó un buen tiempo en prisión.

La llegada de la 4T le dio un nuevo impulso y lo colocaron como subdelegado médico del ISSSTE en su estado. Un puesto modesto para sus delirios de grandeza y para su arrogancia.

Nadie conoce de méritos que haya tenido en el servicio público, pero ya destacó por ser un misógino. A las mujeres les ha llamado pirujas y nalguitas y no parece que entienda la gravedad de lo que está ocurriendo.

Cada que habla en público, si se refiere a las derechohabientes la riega, por decir lo menos.

No se percata del daño que causa en un contexto de feminicidios y violencia contra las mujeres y que, lejos de atenuarse, ha aumentado. El discurso importa y mucho.

Uno de los déficits más altos de la actual administración se encuentra en la incapacidad para asumirse como empleados de gobierno, sujetos a límites y a reglas.

Mireles se siente protegido y quizá lo está. Hace unas semanas cometió un disparate igual de grave, al reunir a integrantes de las autodefensas, con el subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta, donde habían acordado un supuesto desarme a cambio de inversión.

Era una manzana envenenada, porque estos grupos están infiltrados por el crimen organizado o ya forman parte estructural de sus células.

Quizá el subsecretario Peralta no tuviera una idea muy clara de quiénes eran sus interlocutores, ya que las áreas de inteligencia fueron debilitadas o hasta suprimidas, pero Mireles sí y poco le importó.

El propio gobernador, Silvano Aureoles, señaló que ese tipo de encuentros terminarían por empoderar a grupos armados y complicar la situación. Semanas después de estos amagos de Mireles y Peralta, el Cártel de Jalisco irrumpió en el propio Tepalcatepec, en una guerra que tiene todos los síntomas de extenderse.

Por fortuna, desde Palacio Nacional se descalificó a cualquier tipo de negociación con este tipo de organizaciones.

Mireles es una cuota por los apoyos a la campaña de Morena en Michoacán, pero el costo de mantenerlo en el cargo parece elevado y además es un riesgo porque no va a cambiar y seguirá envuelto en escándalos.

Nada está ayudando, ni en el ISSSTE y mucho menos en el debate público.

•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Ley Godoy Columnas
2019-10-18 - 01:33
La Nacional abre camino Columnas
2019-10-18 - 01:31
¿Perdonar al Veracruz? Columnas
2019-10-18 - 01:29
Cuba y su “presidente electo” Columnas
2019-10-18 - 01:28
Aquí, Hablamos Español Columnas
2019-10-18 - 01:26
Ingresos Columnas
2019-10-18 - 01:24
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -