laopcionnota
Los pasantes médicos no votan
Los pasantes médicos no votan

Columnas martes 28 de mayo de 2019 - 02:03


Entre los damnificados de los recortes draconianos que impulsa la Secretaría de Hacienda, se encuentran los pasantes de Medicina, quienes hacen trabajo en las comunidades rurales y en las zonas marginadas. Les van a disminuir su beca, que era de 3 mil 600 pesos, para dejarla a la mitad.

Los médicos en formación se ocupan de casi un tercio de las unidades de atención primaria y en algunos casos llevan ellos solos la administración.

La beca no les alcanza para mucho, pero ahora las estrecheces que padecerán serán mayores y el apoyo que reciben de sus familias, también.

Están realizando un servicio social que es obligatorio para adquirir la licenciatura, pero lo hacen también porque tienen una vocación para ello y muchas veces sorteando peligros, como los que los acechan en lugares de alta violencia.

Su promedio de edad es de 24 años, y por ello capotean las dificultades con más ánimo que instrumentos para hacerlo. En muchos casos no cuentan con alimentación y las condiciones de habitación no son las más adecuadas. Trabajan en 2 mil 300 unidades. Conocen, como pocos, el rostro más pobre de México.

¿Por qué les recortaron los apoyos? Porque no son ellos, ni sus pacientes, una clientela electoral redituable. Las comunidades, y en particular las indígenas, no están en el radar de la nueva lógica política, que se sustenta en la creación y mantenimiento de clientelas.

A esta situación hay que añadir la desaparición de Prospera, que dejó en el abandono a 6 millones 700 mil familias, que se las están viendo negras para salir adelante y donde la prevención de la salud no puede ser ya prioritaria.

Otro obstáculo es la falta de suministros y medicamentos, que si en las clínicas urbanas ya es evidente, en las rurales resulta catastrófico, porque en las sierras y en los poblados de difícil acceso no hay forma de comprar los productos y muchas veces ni dinero para hacerlo.

Lo inquietante es que el problema está profundizándose y que sus consecuencias se irán aquilatando a lo largo del tiempo. Más allá de pretextos, es evidente que hay una buena cuota de responsabilidad de las autoridades actuales, quienes por lo demás, llevan ya medio año con las riendas absolutas del poder.

El argumento de que se combate la corrupción cerrado y congelando presupuestos es algo macabro, porque implica que los más necesitados no sean atendidos. Si hay o hubo malos manejos, se debería de proceder en consecuencia, pero ello no puede ser pretexto para colocar al país en una suerte de ahogo económico.

El dinero, hay que recordarlo, no es del gobierno, proviene de impuestos que pagan los ciudadanos y debe servir para mejor las condiciones de vida.



•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Los infantiles brillan en nayaritColumnas
2019-06-14 - 04:19
Inicio prometedor en el TricolorColumnas
2019-06-14 - 04:16
Coctel de colores mexicanosColumnas
2019-06-14 - 04:13
El largo adiós de ChandlerColumnas
2019-06-14 - 04:07
¡A quien le hablan!Columnas
2019-06-14 - 04:03
IngresosColumnas
2019-06-14 - 03:59

Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-