laopcionnota
Los reporteros y el presidente
Los reporteros y el presidente

Columnas jueves 28 de marzo de 2019 - 02:42


La relación de la prensa con el poder (cualquier poder) nunca es sencilla y está ilustrada por claroscuros.

Tiene que ser así, por la naturaleza misma de las cosas y porque la esencia del periodismo es la de indagar y revelar historias que no siempre son gratas para quienes gobiernan o para los que tienen otro tipo de intereses y también juegan en la arena pública.

Es más, en la actualidad, uno de los factores de riesgo más altos para la labor periodística y la libertad de expresión proviene de los grupos criminales.

Hace años, en los ochenta, José López Portillo se quejaba de lo que sostenía eran campañas de desprestigio. Ordenó a su jefe de prensa, Francisco Galindo Ochoa, retirar la publicidad de Proceso, Impacto y Crítica Política. “No pago para que me peguen”, sostenía el primer mandatario, en una confusión entre presupuestos públicos y sentimientos personales.

Los buenos reporteros son molestos, no conceden y son capaces de hurgar en las llagas. Sobre el director de Proceso, el primer mandatario consignó:

“No sé qué hacer con Julio Scherer. Está agresivo y desbocado. Publica documentos que no son del dominio público”.

Las revistas, y cada una a su estilo, lo que hacían era periodismo, incómodo y hasta impertinente, pero que funcionó como una suerte de control en una época de poder presidencial avasallador.

López Portillo también veía la mano extranjera detrás de las campañas negativas y lo atribuía al interés norteamericano, de los que ya estaba distanciado.

Al mismo tiempo intuía que se iba formando una opinión reprobatoria, que terminaría por definir lo que llamó “mis tiempos”.

El 2 de agosto de 1982, en los estertores de su mandato, escribió:

“¡Y la jauría!, la terrible jauría de editorialistas y columnistas con sus bocas y manos llenas de adjetivos y lugares comunes, que golpean como cachetadas y así suenan, sumisos o inertes ante la maledicencia externa”.

López Portillo, desde la amargura, no distinguía entre su responsabilidad y los balances que ya se empezaban a realizar sobre su mandato. La economía lucía lúgubre y él lo traslucía en su propio ánimo.

Con el paso del tiempo resultó evidente que López Portillo erró en confundir a los mensajeros con el mensaje. Es común que esto ocurra, porque es más sencillo descalificar a un medio o sus periodistas, que asumir la responsabilidad por lo que está ocurriendo. La clave está en ocuparse del fondo de los asuntos y no de los que hacen posible su conocimiento.

La historia enseña y quizá en una época de información instantánea y de noticias falsas, valga la pena aquilatar la utilidad de la prensa, inclusive cuando es molesta, cuando se convierte en una piedra en el zapato o en una voz tan crítica como recurrente.


•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Cinturón MayaColumnas
2019-04-25 - 02:47
Final Regia que cumpleColumnas
2019-04-25 - 02:44
Popurrí del adiósColumnas
2019-04-25 - 02:41
¿Y si Maduro no se va?Columnas
2019-04-25 - 02:35
Sudáfrica, electricidad y ChinaColumnas
2019-04-25 - 02:25
IngresosColumnas
2019-04-25 - 02:22

+-