facebook comscore
Lula fue por lana y salió trasquilado

Lula fue por lana y salió trasquilado

Columnas viernes 29 de noviembre de 2019 - 01:34

@infocracia
En el lenguaje popular de América Latina hay muchas maneras de expresar lo que sin duda son derrotas. “Fue por lana y volvió trasquilado”, por ejemplo, se dice cuando alguien pretende ir a obtener una ganancia, y más bien lo que obtiene es una pérdida. Así ha sucedido con el dos veces presidente de Brasil, Lula da Silva.
Este miércoles, en la ciudad de Porto Alegre, los tres jueces del tribunal regional de la cuarta región, ratificaron la culpabilidad de Lula a quien se le juzga por haberse beneficiado de reformas en una finca en Atibaia, Sao Paulo, presuntamente pagadas por las empresas constructoras Odebrecht y OAS.
A inicios de este año, estando en prisión por otro de los casos de corrupción que se le siguen, el dos veces presidente de Brasil había sido condenado a 12 años y 11 meses de prisión por una jueza de primera instancia. La defensa de Lula apeló esta decisión y este miércoles la respuesta judicial fue contundente. Los tres jueces ratificaron la culpabilidad de Lula y además decidieron elevar la pena a 17 años y un mes de prisión.
Fue por lana, pensando en reducir su pena y salió trasquilado. La justicia no sólo ratifica su responsabilidad sino que aumentó en casi 5 años el tiempo de prisión.
Aunque el sistema judicial de Brasil aumentó la condena contra Lula, éste seguirá en libertad hasta tanto agote todas las instancias judiciales del país. El ex mandatario había apelado una decisión y salió con las tablas en la cabeza, ya que el tribunal decidió en su contra.
Como sabemos, Lula recuperó su libertad el pasado 8 de noviembre gracias a una decisión general, basada en principios de derechos humanos, que tomó el Tribunal Supremo Federal (TSF) de Brasil, para beneficiar a más de 5.000 reos.
La izquierda de Brasil y de América Latina festejó vigorosamente la liberación de Lula y el anuncio de éste que regresaba al ruedo político para hacer frente al “gobierno derechista” de Jair Bolsonaro.
El Tribunal Supremo Federal de Brasil decidió que era inconstitucional la prisión de una persona antes de que se agoten todos los recursos ante la justicia y ésta persona no sea una amenaza para la sociedad. Dado que aún no existe una sentencia en firme y definitiva, y Lula puede apelar las decisiones del proceso que se le sigue, fue puesto en libertad.
Su libertad no es sinónimo que se hayan suspendido los procesos que se le siguen, como lo demostró la decisión de este miércoles.
Lula da Silva fue condenado a nueve años y medio de prisión en julio de 2017 por corrupción y lavado de dinero en el marco de la Operación Lava Jato (que investiga el caso Petrobras). Este proceso develó una gigantesca trama de corrupción que no sólo arropó a la clase política brasileña, casi en su totalidad, sino que también tuvo ramificaciones en el resto de América Latina. En Perú, por ejemplo, cuatro ex presidentes estuvieron involucrados en esta telaraña de manejo irregular de fondos.
Lula sostiene que él no estaba al tanto de esto. Es decir, que él no conocía la trama de corrupción que sacudió a su país y a buena parte de Sudamérica.
Esto lo pongo en duda. Guardo en mi memoria la visita de Lula a Venezuela. Era 2007. Lula y Hugo Chávez acaban de ser reelectos como presidentes. Ambos, exultantes, en un acto público anunciaban una infinidad de grandes obras que llevaría adelante la firma Odebrecht en Venezuela.
Ambos sostenían que los unía una hermandad con Marcelo Odebrecht.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Reinterpretarnos Columnas
2019-12-06 - 00:06
Los motivos de Karen Columnas
2019-12-06 - 00:01
Tiraditos Columnas
2019-12-06 - 02:49
Medios, negocios y corrupción Columnas
2019-12-06 - 02:48
FALTO VISION EN MICHACAN 2019 Columnas
2020-01-01 - 02:46
La guerra que mata la democracia Columnas
2019-12-06 - 02:32
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -