laopcionnota
Ma-ra-vi-llo-so
Ma-ra-vi-llo-so

Columnas jueves 13 de junio de 2019 - 03:57


Nos hemos vuelto incapaces de tener paciencia, porque nuestro mundo alrededor gira muy rápido. Cientos de fotografías son subidas a las redes sociales en un minuto, la información bombardea nuestros gadgets de manera constante y por supuesto, no nos alcanza el tiempo para nada.

Por eso cada vez hay menos proyectos fotográficos a largo plazo, puesto que el tiempo pareciera que se nos ha acortado y las múltiples actividades que realizamos a diario, nos lleva a distraernos con distintos temas hasta olvidar el original.

Claro, siempre hay quienes le dan seguimiento a temas sociales o personales, pero en realidad, son muy pocos y sobre todo, de jóvenes creadores.

León Borensztein, el autor de esta maravillosa imagen en donde vemos a una pareja de hombre y mujer estadounidense, con su hijo pequeño, quizá de un año, esperando a que terminaran su sesión para alcanzarlos.

León se ha especializado en desarrollar proyectos a largo plazo y muy enfocados a la fotografía documental y al retrato psicológico, este último a diferencia del retrato sencillo que solo nos refleja las cualidades físicas y quizá un poco psicológicas, el primero profundiza más en la personalidad del fotografiado.

▶ Ese es el estilo, partículas que define a un fotógrafo como Borensztein, como este proyecto American Portraits que trabajó de 1979 a 1989, una década recibiendo a hombres, mujeres, estadounidenses promedio, de distintas profesiones que se sentaron en un banquito y posaron para él.

Decidió hacer todo en blanco y negro, con la intención de reflejar lo típico de la cultura estadounidense. Llena de los 80, con un fondo plano e iluminado de igual forma para todos y su cámara.

A sus modelos no les pedía que sonrieran o que posaran con una actitud sobrada, solo los colocaba frente a él, buscando transmitir sentimientos sin mayor profundidad, sin embargo en este retrato, que insisto, me parece ma-ra-villo-so, se transmite el don de mando de ella, casi podría encontrar un poco de sumisión en la mirada del marido.

Estos retratos ya no se ven hoy en día, porque estas nuevas generaciones están preocupadas por su imagen en sus redes, en el qué dirán si no sonreí, o mejor dicho, en el qué tan guapo me veo. Allí no, con todo y el peinado y el maquillaje perfecto de la mujer, que seguramente eligió esa pulsera para adornarse de manera especial para el retrato que les iban a hacer.

El sombrero de él, como si no hubiera querido dejar de lado su oficio. No sé si era oficial, cartero o portero de algún edificio, pero él expresó el orgullo por lo que hacía, y al desabrocharse los botones de su camisa y al arremangarla, proyectó alguna especie de comodidad.

Y lo mejor de todo, cuando el hombre y la mujer creían que solo ellos iban a aparecer en el retrato, ese que colgarían en la pared de su sala, es que León decide integrar al bebé. Allí a un lado, como si lo hubieran olvidado, como si fuera un espectador.

Un trabajo que demostró que la fotografía también se utilizaba sin tanta formalidad, o solo con la alta sociedad.

Un proyecto que rompió estereotipos con una tarea simple: retratar la cotidianidad de los estadounidenses.


Tw: @lauragarza
Instagram: @lauragarzag
Web: www.lauragarza.com

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


La nueva ruta de la sedaColumnas
2019-06-17 - 04:19
Cuál fronteraColumnas
2019-06-17 - 04:17
IngresosColumnas
2019-06-17 - 04:15
Línea 13Columnas
2019-06-17 - 04:13
¡Ha Toi!Columnas
2019-06-17 - 04:07

Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-