laopcionnota
Maduro y la geopolítica
Maduro y la geopolítica

Columnas martes 09 de abril de 2019 - 03:44


He estado en desacuerdo con quienes consideran un estúpido a Nicolás Maduro. Abundan, especialmente en redes sociales, comentarios que descalifican a Maduro por su presunta falta de inteligencia.

Yo discrepo de tales posiciones. Maduro sin duda es un mal gobernante y será recordado por cuestiones muy negativas, tanto dentro como fuera de Venezuela, pero algún grado de inteligencia debe tener para haber permanecido en el poder ya por 6 años consecutivos.

Otro detalle que suele olvidarse es el papel de Maduro como canciller de Hugo Chávez por un sexenio entre enero de 2007 y diciembre de 2012. Fue el ministro de Chávez que más tiempo permaneció en un mismo cargo de manera consecutiva.

Ya sabemos la propensión del chavismo de repartirse en el poder entre quienes forman parte de la cúpula. Así quien fue ministro de educación, también lo fue de energía eléctrica y dirigió después las inversiones del Estado.

Ese juego de cambiar de sillas, que cada cierto tiempo ordenaba Chávez (y también lo hace Maduro) permitió que mucha gente llegara a un alto cargo público a ver qué era lo que debía hacerse. Cuando apenas iba manejando la temática de ese ministerio era cambiado a otro. Maduro fue la excepción.

O inventamos o erramos, había dicho el educador venezolano Simón Rodríguez en el siglo XIX. Rodríguez fue muy citado por Chávez en su momento, ahora ya no está de moda. Maduro debería decir inventamos y erramos, ambas cosas a decir verdad.

La falta de éxito de las políticas públicas en Venezuela, sumiendo al país en un caos por falta de electricidad, agua, gas doméstico, alimentos y medicinas, tiene su contraparte: el éxito de Maduro para mantenerse en el poder. Inteligencia tiene, sólo que la aplica a su plan de perpetuarse en el poder.

Y las últimas semanas han demostrado otra cosa, algo entiende Maduro de geopolítica (y no es asunto menor).

En primer lugar metió en Venezuela a un centenar de militares rusos. Este contingente no tiene obviamente capacidad de incidir militarmente en el país, pero le abre un flanco geopolítico global a la crisis venezolana.

Cualquier posibilidad de acción militar de Estados Unidos en Venezuela, cosa que se ve cada vez más lejana si nos guiamos por las declaraciones de Elliot Abrams, implicará alguna negociación entre Washington y Moscú. Punto a favor de Maduro.

Este 8 de abril, en tanto, mientras Estados Unidos ratificó las sanciones contra Irán desde Venezuela se confirma que se abre un vuelo directo entre Teherán y Caracas con Mahan Air. Esta empresa ya es una de las firmas comerciales sancionadas por Estados Unidos por brindar apoyo a los Guardianes de la Revolución de Irán.

Añade Maduro complejidad a cualquier resolución de la crisis. Involucra a otros actores extrarregionales y a fin de cuentas gana tiempo en el poder.

Y cada día que pasa es ganancia. De eso sabe Bashar al Asad.

• Periodista e investigador de la Universidad Católica
Andrés Bello, en Caracas.@infocracia

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Violencia en el país: llamado urgenteColumnas
2019-04-22 - 02:48
La Máquina y Pumas causan nostalgiaColumnas
2019-04-22 - 02:45
Al-NahdaColumnas
2019-04-22 - 02:42
IngresosColumnas
2019-04-22 - 02:36

Publicidad


Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-