facebook comscore
Malacostumbrados a las crisis

Malacostumbrados a las crisis

Columnas viernes 31 de mayo de 2019 - 02:39

Por vivir continuamente en crisis, este país ha dejado de entender el concepto y lo vive como una situación reiterativa que nos tiene que tocar por algún halo misterioso. Desde el error de diciembre que se suma a las crisis anteriores estamos tocados por una cierta fatalidad.

Las crisis son momentos de ruptura inesperados que requieren de un juicio específico. Los griegos denominaban crisis al juicio; el mundo occidental identifica el término con ruptura, sorpresa, impacto.

La 4T nos ha mostrado una imagen poliédrica de la crisis. Algo que no esperábamos en tan pocos meses. Iniciamos con una crisis empresarial y de confianza de inversión con la cancelación del aeropuerto.

Proseguimos con los zarandeos a la inversión extranjera desde las 7 de la mañana. La industria energética, particularmente no hallaba el norte frente a tanto disparo.

Se reveló la crisis de desabasto de combustible, en parte por no haber firmado los contratos y en parte por el huachicoleo: nueva fórmula gangsteril de exprimir al estado.

Continuamos con las crisis personales: las referencias a salarios de los ministros, reclamos al periódico Reforma, la calificación de conservadores a los que hacen uso del derecho a manifestarse...

Presenciamos las crisis de la migración porque no sabemos qué hacer al dejar las puertas abiertas para que entren tranquilamente otros vecinos. Incursionamos en las crisis de inversión: el anuncio del tren maya, la refinería de Dos Bocas endosada a Pemex y la CFE.

Participamos todos de la crisis de la reforma educativa: que sí, que no, que no hay que evaluar a quien evalúa porque no hay que evaluar.

La crisis de la seguridad: que ya había reclamado a otros gobernantes nuestro presidente, siendo candidato y también ahora como máxima autoridad republicana.

La crisis de contaminación de la capital que viene y va pero no parece atajarse en forma seria ni por una inteligente ingeniera química: Claudia Sheinbaum.

La crisis del consumo: en hospitales, supermercados, restaurantes, despachos de abogados; entre los que aportan tecnología al gobierno o en los prestadores de servicios.

La crisis de la salud por el desabasto de medicinas y servicios en institutos de salud. Con aportación de dinero horas después de que asumiera el puesto de director del IMSS un soldado de la propia trinchera: hábil político y negociador.

Y remata la semana una crisis inmobiliaria por la propuesta de ley de no desalojar a los que no pagan una renta previamente convenida por un servicio.

Venezuela está aquí. El juicio social ya sitúa en 67 por ciento la aprobación del presidente.

No nos gusta ver al presidente en crisis, a la economía en crisis, a la política en crisis, a la seguridad en crisis, a la educación en crisis, a la capital en crisis. Y sí, saldremos de éstas como de todas, pero el precio será grande y no hay por qué pagarlo.


•Director de Extrategia,
Comunicación y Medios

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La fiesta que nos hacía falta Columnas
2020-09-29 - 10:22
Renata Zarazúa: Esperanza del tenis mexicano Columnas
2020-09-29 - 10:19
Línea 13 Columnas
2020-09-29 - 00:59
Tiraditos Columnas
2020-09-29 - 00:56
La mejor salida para Morena Columnas
2020-09-29 - 00:56
ELECTRICIDAD NACIONAL: 60 AÑOS Columnas
2020-09-29 - 00:24
+ -