laopcionnota
Mi general Pirri

Mi general Pirri

Columnas martes 02 de julio de 2019 - 03:43


Investigaciones recientes señalan que mi general Pirri no milita en las filas de la cuarta transformación como mucha gente piensa desde que fue citado con gran seguridad y conocimiento de causa por nuestro amado líder, sino marcha al frente de sus detractores, enemigos y odiadores que celebran cualquier pifia, resbalón, error u omisión como si las armas nacionales se hubieran cubierto de gloria.

Victorias pírricas: celebrar que nuestro amado líder sea abucheado en un estadio de béisbol, celebrar que lo interpelen en algún evento o en el aeropuerto, celebrar que se haya equivocado con todo éxito al decir que México fue fundado hace 10 mil años. Nada de eso hace mella en él, nada.

Como tampoco la marcha del domingo pasado en la que una parte de la sociedad, en distintas ciudades, salió a las calles para protestar contra su gobierno e incluso exigirle su renuncia.

Antes de que me lleven al quemadero de la inquisición, me parece perfecto que cada ciudadano se sume a las marchas, mítines y concentraciones a las que se le dé su real gana, a favor de nuestro amado líder, en contra de nuestro amado líder, para felicitarlo y festejar el primer año de su victoria electoral, para protestar porque no canta el himno, porque no va al G20, porque vivirá en Palacio Nacional, porque canceló el NAIM o por lo que quieran.

Pero hay que decirlo, las marchas con fines políticos en específico están agotadas no importa la causa que defiendan; claro, son escandalosas, pueden ser coloridas, los gritos y las consignas son para un catálogo del ingenio mexicano por eso se llevan la atención de los medios, pero no trascienden a hechos concretos, lo más rescatable de las marchas es que, como en ningún otro momento de nuestra historia, la ciudadanía está en movimiento cívica y políticamente, ejerce su conciencia social y participa.

El sistema político priista secuestró la plaza pública entre 1929 y 1988. En esos años se encargó de regular las manifestaciones a su entero gusto: las del propio sistema eran la gran movilización del 1 de mayo, encabezada por el primer obrero de la patria —el presidente—; o las manifestaciones del 1 de septiembre con miles de acarreados para celebrar el informe de gobierno del señor presidente.

Durante esos años sí hubo manifestaciones de grupos disidentes como maestros, ferrocarrileros y estudiantes, pero cuando el gobierno sentía que traspasaban los límites venía la represión. En 1968 el Ejército reprimió a los estudiantes y a partir de ese momento la plaza pública fue abandonada.


1988 significó un parteaguas: el cardenismo aprovechó el surgimiento de la sociedad civil que se organizó espontáneamente en 1985 y la campaña electoral llenó las plazas, las calles, los parques. La sociedad recuperó la plaza pública y no la volvió a soltar.

El problema es que la sociedad consideró que las marchas, los plantones y los mítines eran la panacea para resolver cualquier tipo de problema; las organizaciones abusaron de ellas y perdieron fuerza y eficacia. No podía ser de otra forma, no puedes tener 10 mil manifestaciones en tres años (2015 a 2017) y pensar que obtendrás una respuesta positiva.

La manifestación del domingo pasado en contra del gobierno de nuestro amado líder no es la primera en que se pide la renuncia del presidente, nuestro ex, Peña Nieto tiene el récord, fue quien las puso de moda y también tiene el nada grato honor de ser el primer candidato a la presidencia que padeció manifestaciones en contra, es decir, que se organizaron para que no llegara a ser candidato. Sí, México Bizarro.

En un México tan polarizado ahora se debate si la derecha o los opositores al presidente tienen derecho a manifestarse o si las manifestaciones o las marchas son monopolio exclusivo del pueblo bueno.

Desde luego esta visión es absolutamente absurda, pero lo cierto es que si la gente que está en desacuerdo con el nuevo régimen no logra que su inconformidad —manifestada en las marchas— se materialice en un verdadero proselitismo, pero sobre todo en votos contantes y sonantes para 2021, nuestro amado líder seguirá gobernando con carro completo y sin preocuparse de una oposición que al menos hasta hoy, parece feliz sólo celebrando las victorias de mi general Pirri.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Los MirreyesColumnas
2019-07-22 - 03:09
El pensador de lo cotidianoColumnas
2019-07-22 - 03:05
Pequeña vozColumnas
2019-07-22 - 02:59
El humor en el arteColumnas
2019-07-22 - 02:50
Armas nuclearesColumnas
2019-07-22 - 02:46

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-