laopcionnota
Migración y populismo

Migración y populismo

Columnas jueves 13 de junio de 2019 - 04:07


El fenómeno migratorio es algo que siempre, invariablemente, le da argumentos a políticos populistas para exaltar los ánimos nacionalistas en muchos sectores de la población. Italia y Francia son un buen ejemplo, en donde las oleadas de refugiados africanos han sido aprovechadas por liderazgos de extrema derecha para despertar el racismo y la xenofobia.

De igual forma, grupos extremistas en Alemania, Inglaterra y destacadamente en Estados Unidos, bajo la presidencia de Trump, han aprovechado el tema migratorio para obtener réditos políticos poniéndolo en el centro de sus agendas electorales. El terrorismo, la delincuencia, el narcotráfico y el desempleo son deliberadamente asociados con aquellos que huyen de sus países en búsqueda de un mejor futuro.

No importa que nueve de cada diez delitos los comentan ciudadanos con plenos derechos, son los migrante ilegales los causantes de la delincuencia. No interesa que la baja natalidad deje al descubierto la demanda de mano de obra no calificada, son esos extranjeros los que quitan los empleos a los locales. Da lo mismo que los terroristas tengan raíces malignas y profundas, es a través de los que huyen de la guerra y la miseria por donde se cuelan.

Y ya cuando esa retórica forma parte de plataformas electoreras, es sumamente complicado llegar a puntos de encuentro en lo tocante a políticas públicas de avanzada. Porque además, es mucho más fácil y redituable hablar de la defensa de los ciudadanos, lanzando iniciativas para sellar las fronteras, que pensar en utilizar otros mecanismos de largo plazo para abatir las causas reales que llevan a las personas a dejar atrás familia, tierra y cultura.

Por eso la idea del presidente López Obrador, de buscar el desarrollo económico y social de las naciones que expulsan a sus ciudadanos, no es mala. El problema radica en que está completamente solo en esa inacabada iniciativa. Y es que las mismas razones que generan la migración en Centroamérica o África, aplican para nuestro país; y no han sido atacadas en décadas… en siglos diría yo.

¿Por qué los daneses o los canadienses no migran huyendo de la pobreza y la violencia? Bueno pues porque trabajaron en un diseño económico y social de bienestar para su población. Pero nuestras élites gobernantes (políticos y empresarios) no han logrado eso. Y no lo harán en tanto la educación no esté en el centro de sus prioridades; y tampoco en la medida en que no consoliden un Estado de derecho funcional.

El subdesarrollo, con todas las desigualdades que trae aparejadas, no es obra de la casualidad, sino el resultado de pactos sociales fallidos (que no del fustigado neoliberalismo). Por el contrario, haber transformado a una sociedad como la surcoreana, de una condición rural a ser una nación rica e industrializada, fue producto de una trabajo incesante, planeado y comprometido; que por cierto les llevó más de cincuenta años.

Y eso no se puede lograr simplemente esperando que Washington abra sus arcas para repartir dinero en Honduras; porque muy seguramente tendría el mismo destino que los cientos de miles de millones de pesos que desde 1994 nosotros le hemos inyectado a Chiapas.

• Internacionalista, político, empresario
y escritor:
@RudyCoen

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

El pensador de lo cotidianoColumnas
2019-07-22 - 03:05
Pequeña vozColumnas
2019-07-22 - 02:59
El humor en el arteColumnas
2019-07-22 - 02:50
Armas nuclearesColumnas
2019-07-22 - 02:46
Línea 13Columnas
2019-07-22 - 02:41

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-