facebook comscore
Morena no quiere protestas… en Tabasco

Morena no quiere protestas… en Tabasco

Columnas martes 30 de julio de 2019 - 01:42

Las vueltas que da la vida. La iniciativa que el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López, envió al Congreso del estado para endurecer las penas por bloquear caminos o impedir la ejecución de obras públicas o privadas, es, acaso sin proponérselo, una de las críticas más profundas a los grupos que integran al partido que gobierno y a las corrientes sociales que hicieron posible su triunfo.

En efecto, se señala que desde los años 70 impetró la mala costumbre de afectar las inversiones, por medio de bloqueos carreteros, y que ello tiene a Tabasco en los primeros niveles de desempleo.

Así se ejercía presión para obtener recursos o para avanzar políticamente.

El mandatario quiere certeza y sabe del daño profundo que pueden causar algunas protestas cuando estas impiden que se trabaje. Quiere modernizar su terruño y conoce de los instrumentos que pueden impedírselo, y por ello los criminaliza.

Más allá de que los primeros destinatarios de las quejas sean sus propios aliados, las reformas al código penal son draconianas y violan el derecho que se tiene a la protesta.

El Código Penal quedará de la siguiente manera: “Al que careciendo de facultad legal, impida o trate de impedir por cualquier medio, la ejecución de trabajos u obras privadas, se le impondrá prisión de seis a 13 años”.

Y se añade al que “impida o trate de impedir, por cualquier medio, la ejecución de trabajos u obras públicas (…) se le impondrá prisión de seis a 13 años”.

A ello se añade la sanción de hasta ocho años de cárcel para quien obstaculice alguna vía local de comunicación (esto último no fue aprobado debido al escándalo que se generó).

Las penas parecen excesivas y es probable que sean utilizadas para desalentar cualquier tipo de reclamo relacionado con la construcción de la refinería de Dos Bocas, la que además de todos los despropósitos económicos que implica, puede ser muy dañina para el medio ambiente.

Es un experimento extraño el que impulsan en Tabasco, porque en apariencia contradice algunos de los postulados de Morena y buena parte de su historia.

Son una incongruencia, porque saben cómo funcionan o activan las inconformidades, y conocen que muchas de ellas provienen de la legítima desesperación de la sociedad, sobre todo cuando los poderosos no los escuchan.

Para colmo, el libre tránsito y la libertad de expresión, son derechos relevantes ambos, y tendrían que pasar por una evaluación constitucional para medir el impacto de una legislación como la que ahora se impulsa.

Pero el proyecto indica, de igual forma, que no se sienten seguros con las directrices de desarrollo que se están imponiendo desde el centro y que prefieren vacunarse ante las tormentas que ya se anuncian.

•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Ley Godoy Columnas
2019-10-18 - 01:33
La Nacional abre camino Columnas
2019-10-18 - 01:31
¿Perdonar al Veracruz? Columnas
2019-10-18 - 01:29
Cuba y su “presidente electo” Columnas
2019-10-18 - 01:28
Aquí, Hablamos Español Columnas
2019-10-18 - 01:26
Ingresos Columnas
2019-10-18 - 01:24
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -