facebook comscore
Mujeres y Sida

Mujeres y Sida

Columnas lunes 02 de diciembre de 2019 - 00:26

El 1 de diciembre se conmemoró el Día Mundial de la Lucha contra el Sida. Según datos de CENSIDA se estima que en México viven alrededor de 230 mil personas con VIH. Cada día, 30 nuevas personas contraen el virus. Nuestro país ocupa el segundo lugar en América Latina en cuanto al número de infecciones. Del total de casos registrados, 37 mil corresponden a mujeres adultas. Aunque existen poblaciones clave con mayor riesgo a contraer la enfermedad, la desigualdad y las diversas formas de violencia y abuso en términos de género siguen siendo factores muy importantes que ponen en riesgo especialmente a las mujeres.
De acuerdo con la organización AHF se estima que 8 de cada 10 mujeres fueron contagiadas por sus parejas estables. Y es que el machismo sigue encubriendo estados de mayor vulnerabilidad para ellas debido a que les impide ejercer el control de sus derechos sexuales. A diferencia de la creencia común, no son las mujeres dedicadas al trabajo sexual y otras conductas de riesgo las que presentan mayor tasa de contagio, sino las amas de casa que frecuentemente creen que su pareja les es fiel y por ello consideran no tener la necesidad de exigir protección en las relaciones sexuales.
La principal población afectada por el virus son los hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH). Muchas veces estos sectores no reconocen abiertamente su identidad ni sus prácticas sexuales por lo que viven sus conductas de riesgo en la clandestinidad. Es así que sus esposas y parejas heterosexuales que desconocen la vida sexual que llevan a cabo en otros lados se vuelven víctimas potenciales de contagio. Generalmente, las mujeres llegan a saber que son portadoras del virus solo después de que sus maridos han sido diagnosticados, una vez que ya han presentado los síntomas propios de la fase del Sida. Desafortunadamente las mujeres enfrentan un panorama doblemente adverso. En primer lugar, contraen la enfermedad en sus propios hogares sin tener la mínima sospecha; luego sufren el rechazo y la estigmatización tanto de familiares como del entorno social donde se les culpa y excluye.
A ello hay que sumar los estragos emocionales. Muchas de ellas pertenecen a contextos donde priva la desigualdad, la desinformación y la falta de acceso a servicios de salud y acompañamiento psicológico. Así tienen que afrontar la enfermedad en el silencio y, a veces, en el aislamiento.
En la Ciudad de México han surgido distintos grupos que tratan de visibilizar esta situación y buscan crear comunidades solidarias con las víctimas. La Clínica Condesa juega un papel fundamenta, recientemente el Centro Cultural Border también se ha convertido en un punto de apoyo al promover narrativas que desde el arte y la cultura buscan desmitificar los estigmas que rodean a la enfermedad.
Es muy importante la labor en este sentido, ya que permite impulsar la construcción de comunidades para compartir experiencias libres de prejuicios, fomentar lazos de apoyo y, sobre todo, alentar a no dejarse vencer: el VIH ya no es sinónimo de muerte, sino de lucha y de resistencia.





Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Reinterpretarnos Columnas
2019-12-06 - 00:06
Los motivos de Karen Columnas
2019-12-06 - 00:01
Tiraditos Columnas
2019-12-06 - 02:49
Medios, negocios y corrupción Columnas
2019-12-06 - 02:48
FALTO VISION EN MICHACAN 2019 Columnas
2020-01-01 - 02:46
La guerra que mata la democracia Columnas
2019-12-06 - 02:32
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -