laopcionnota
Negociaciones polémicas

Negociaciones polémicas

Columnas jueves 22 de agosto de 2019 - 03:24


La discusión sobre las declaraciones de la secretaria de Gobernación se ha concentrado en la moralidad de las supuestas negociaciones con grupos cuya identidad no logró esclarecerse. Se dijo que ni son autodefensas ni bandas delincuenciales del narcotráfico ¿entonces quiénes son? ¿Guerrillas? Vaya usted a saber.

En lugar de meternos en el debate sobre la identidad de los grupos con quienes está negociando Segob, hablemos mejor del procedimiento. Casi cualquier estudiante de relaciones internacionales o de políticas públicas, sabe que en los cursos de resolución de conflictos, la primera condición de una negociación delicada es la confidencialidad. Para lograr la confianza de los interlocutores, es preciso garantizar la secrecía por varias razones.

Primero por la seguridad e integridad de los involucrados. Sean autodefensas, narcotraficantes o guerrillas, la confidencialidad evita que los negociadores sean vistos como traidores entre los elementos más intransigentes de sus respectivos grupos. Si los miembros subalternos de las organizaciones a las que pertenecen los negociadores se enteran que sus dirigentes están pactando con la Secretaría de Gobernación, pueden desconfiar y amenazar la vida de sus dirigentes.

Segundo, no es lo mismo negociar ante cámaras, cuando el interlocutor sabe que lo observa un auditorio grande y tiene que guardar congruencia con su discurso histórico, que en la comodidad de la privacidad donde pueden darse el lujo de ceder a las exigencias de la contraparte. Se sabe que históricamente, toda negociación de paz exitosa supone la privacidad para que los interlocutores no se sientan obligados a guardar una postura inalterable.

Tercero, los especialistas se refieren a la confidencialidad como un factor funcional al gobierno. En la secrecía, el gobierno no recibirá recriminaciones de la opinión pública por hacer tales o cuales concesiones a grupos mal vistos por amplios sectores. En suma ¿por qué se hizo pública esta negociación? No cuestiono la necesidad de negociar con todo tipo de grupos, sino la desconcertante determinación de difundir la nota. ¿Sabían los interlocutores involucrados que s negociación se haría pública? La transparencia exige que, si se alcanzan acuerdos, éstos se hagan público y se presuman como un logro histórico. No obstante, si no se llega a ningún acuerdo, ¿para qué publicar una negociación fallida? Todos los actores salen perdiendo y debilitan su liderazgo con la difusión de un eventual fracaso.

Algo resulta extraño en esta situación. Un experto en negociaciones de paz, Jonathan Powell, quien fuera jefe de gabinete de Tony Blair y artífice de la paz en Irlanda del Norte, empieza su libro Terroristas en la mesa, recomendando a las partes involucradas el respeto integral a la confidencialidad de la negociación.

Ya se sabe que la autodenominada izquierda mexicana hizo célebre, desde la oposición intransigente, la condena de las “negociaciones en lo oscurito.” Ahora son Gobierno. Es momento del realismo político.

•Internacionalista y analista político:
@avila_raudel

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Jalisco se suma al patrimonio culturaColumnas
2019-09-20 - 01:50
Mexicanos al grito de gol...Columnas
2019-09-20 - 01:48
Historias Por ContarColumnas
2019-09-20 - 01:46
Adriano, un gran pacificador: YourcenarColumnas
2019-09-20 - 01:44
Y el muro, va…Columnas
2019-09-20 - 01:38
IngresosColumnas
2019-09-20 - 01:36

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-