facebook comscore
Netflix suelta sus cartas fuertes de cara a los Oscar

Netflix suelta sus cartas fuertes de cara a los Oscar

Entornos lunes 09 de diciembre de 2019 - 02:50

Por Martha Rojas
Martha.rojas@contrareplica.mx

Netflix puso un pie en el Teatro Dolby y no lo piensa mover de ahí en un largo tiempo. Luego del éxito conseguido con Roma, el gigante del streaming se enfila a la carrera por el Oscar con una delicada muestra de poder y creatividad.
A finales de noviembre y principios de diciembre la plataforma “soltó” tres de sus cartas fuertes de cara a la 92 ceremonia de los premios de la Academia, que se realizará en el Dolby Theatre de Hollywood, Los Ángeles, California el 9 de febrero próximo.
Se trata de la esperada The Irishman, de Martin Scorsese; A marriage story, del nominado al Oscar Noah Baumbach y de J’ai perdu mon corps (Perdí mi cuerpo) el primer largometraje animado de Jérémy Clapin.
Perdí mi cuerpo es una historia basada en la novela Happy Hand de Gillaume Laurent el escritor de Amelie, que fue premiada durante la Semana de la Critica del Festival de Cannes 2019. En ella se narran las peripecias de una mano autónoma que busca un cuerpo y las vicisitudes del joven Naoufel.
Mientras la mano cercenada se aferra a la supervivencia de las maneras menos imaginables en otro punto de la fría ciudad, Naoufel se aferra a superar el dolor de la muerte y el desarraigo. La vida de la mano y del joven marroquí se ve traspasada en distintos momentos cuando conocen a Gabrielle, una bibliotecaria de la que Naoufel cree estar enamorado. Hasta ahí el relato podría deducirse en un argumento sencillo: el amor triunfará y los buenos serán recompensados. Pero Clapin opta por un argumento mucho más profundo que podría definirse en una frase: uno no siempre tiene lo que quiere, sino lo que puede.
Jérémy Clapin, un joven pero ya aclamado director francés, ha dado atisbos de una genialidad poco usual que difiere en estética y argumento del todopoderoso Estudio Ghibli y la taquillera Pixar.
Perdí mi cuerpo es un filme que apuesta por un público maduro y receptivo en el que las imágenes y el guión juegan un papel fundamental a la hora de llegar al público.
Por una parte, se muestra la historia de un niño, quizá como cualquier otro, que sueña con ser astronauta y concertista, pero antes de que pueda cumplir su sueño -auspiciado por una tierna familia- la desgracia toca a su puerta y sin muchas explicaciones se ve condenado a vivir en condiciones de explotación y violencia emocional con dos parientes árabes que a simple vista pueden percibirse como las figuras de la otredad y la exclusión .

Pero la de Clapin es un filme que apuesta por un público maduro y receptivo.
Las imágenes logran retratar esa desolación aparente en las calles de la romántica París, esa ciudad de luces y progresos que puede fulminar los sueños más sinceros.
A lo largo de hora y media Clapin demuestra con sutiles movimientos de cámara y un espléndido guion cómo la vida también va de sufrimientos, frustraciones y sobretodo pérdidas, pero también habla acerca de la capacidad que algunas personas poseen para recuperarse de las adversidades y buscar en la felicidad y en la belleza el verdadero sentido de la existencia.
Drama,

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -