laopcionnota
Ni liderazgo ni rumbo en el PR

Ni liderazgo ni rumbo en el PR

Columnas viernes 28 de junio de 2019 - 03:35


De quedar Alejandro Moreno como dirigente nacional del PRI prácticamente el partido tricolor pasaría a ser un satélite de Morena, con lo cual el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tendría aseguradas todas las reformas constitucionales que quisiera hacer sin preocuparse por lo que digan los panistas, emecistas y los perredistas que irónicamente lidera un ciudadano sin partido.

El priismo, el auténtico que se revela ante la posibilidad de que el Revolucionario Institucional se le entregue al primer mandatario como muestra de que no quieren persecuciones, poco puede hacer ante la estrategia que la dirigencia nacional actual lleva a cabo para darle la última puñalada al otrora poderoso partido que gobernó el país por más de seis décadas.

Suena y resulta triste para los viejos priistas, pero la realidad es que el PRI no tiene liderazgo ni rumbo, es meramente una oficina donde sus dirigentes van cuando quieren y no se preocupan por darle nuevo aire al partido, basta recordar el papel que tuvo la líder nacional Claudia Ruiz Massieu en las pasadas elecciones para elegir al gobernador de Puebla: ni siquiera se paró a apoyar a su candidato.

Los priistas que aún se identifican como las y los muchos de Enrique Peña Nieto están haciendo todo para que el tricolor se sume a la serie de partiditos satélites que tiene Morena en el Congreso de la Unión.

Es más, se dice que hay un acuerdo para que el tema de la revocación de mandato que tanto le interesa al Presidente López Obrador se negocie ya que esté en funciones Alejandro Moreno.

De ser así el PRI daría su aval para que la revocación de mandato del jefe del Ejecutivo se realice el día que desea el tabasqueño, es decir, el mismo día que se lleven a cabo las elecciones intermedias para cambiar a los diputados federales, locales y alcaldías, logrando con ellos que sea, otra vez, López Obrador el que haga campaña por todos los morenistas.

Hay priistas tan molestos por lo que está pasando al interior del partido que aseguran que el PRI no se destruye, sólo se transforma en un aliado muy chiquito del Presidente de México y del Morenal que, para esas fechas, también tendría una nueva dirigente nacional: Bertha Luján.

¿Qué podrá hacer esa ala del PRI que no quiere que su partido se convierta en un grupito de aplaudidores del jefe del Ejecutivo federal? Hay quienes aseguran que en unos días más se fijará públicamente la postura de los priistas inconformes y se pedirá a la dirigencia nacional que se maneje con dignidad.

La renuncia del exsecretario de Salud, José Narro y de la senadora Beatriz Pagés fue un aviso de que el peñismo quiere regalarle el PRI en bandeja de plata al Presidente López Obrador para que su jefe siga riendo y bailando feliz en todas las fiestas a donde se le invite.

•Egresada de la escuela de PCSG. Exdiputada
constituyente. Defensora de los animales y fundadora
de "Ángeles Abandonados".
ame>

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Línea 13Columnas
2019-07-19 - 02:37
Dos AñosColumnas
2019-07-19 - 02:34
Nación y destinoColumnas
2019-07-19 - 02:29
Duarte, ¡un pobre político!Columnas
2019-07-19 - 02:22

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-