laopcionnota
Nuestros “ex”

Nuestros “ex”

Columnas martes 18 de junio de 2019 - 04:09


“Tragar camote”. Esa es la mexicanísima expresión que debería ser elevada a rango constitucional para que a nuestros expresidentes les quede claro qué es lo que deben hacer para estarse en paz —sí, aguantarse—, pero sobre todo para que tengan presente que lo que fue en su año, sí fue en nuestro daño.

Y es que desde que comenzó el sexenio de nuestro amado líder, resulta que a Vicente Fox y a Felipe Calderón les ha dado por querer hacer lo que no hicieron o dejaron de hacer durante sus administraciones.

Y ya que le entendieron a Twitter, se han convertido en preclaros estadistas de sillón, que ahora sí saben lo que quiere el pueblo bueno, el regular y el malo.

De pronto conocen todos los secretos de México y hasta del universo entero: saben cómo se debe manejar la economía, qué hacer con Pemex, el ABC de las relaciones con Estados Unidos, las ventajas del comercio internacional, la relación con la oposición, el combate contra el narco y el crimen organizado, las bondades del Estado laico. ¡Todo!

Qué lástima que toda esa desbordante sabiduría no la pusieron en práctica durante sus sexenios, porque en buena medida, a ellos, a sus pecados de omisión, a la falta de planeación, pero sobre todo su tibieza para no entrarle a desmontar el sistema político construido por el PRI durante 70 años —y sobre todo no entrarle a la corrupción—, a ellos les debemos que nuestro amado líder haya barrido el país entero con el PAN y con el PRI en las elecciones del 2018.

Pero en cierta medida, hay que entenderlos, porque muchos de los expresidentes se han comportado como el típico “ex” en el amor: andan de rogones, de acosadores, se la pasan molestando y “stalkeando” a nuestro amado líder; es decir, no lo pueden superar. Sé que es mucho pedir para Fox, pero Calderón debería hacer su buena acción del día y juntos repasar la historia mexicana y ver lo patéticos que son ahora que pretenden ser sabelotodos de la política mexicana. Y aquí unas perlitas.

Una vez que Santa Anna dejó el poder —después de haber ocupado 11 veces la presidencia— se la pasó conspirando contra los liberales y llegó a ofrecer sus servicios al imperio; derrocado por Díaz, Lerdo de Tejada se amargó y rumió su derrota, hasta su muerte, en Nueva York; Porfirio se dio buena vida en el exilio y dejó su tiradero en manos del pueblo; Obregón quiso regresar y que se encuentra en el camino con José de León Toral; Calles se sirvió con la cuchara grande y se convirtió en el jefe máximo, curiosamente fue mejor jefe máximo que presidente; Cárdenas supo acomodarse en los siguientes sexenios y se la llevó tranquila. Eso sí, fue el líder moral del Revolucionario Institucional hasta su muerte en 1970.

Como Echeverría no supo estarse quieto, López Portillo decidió enviarlo a las islas Fiji y de paso también se deshizo de Díaz Ordaz: lo envió de embajador de México en España, cargo en que el ex duró apenas ocho días. El propio don José, como un nuevo Quetzalcóatl, dejó el poder como perro con la cola entre las patas, aunque había jurado defender el peso como tal, sufrió del escarnio público: la gente solía ladrar cuando se lo encontraban, Miguel de la Madrid, tranquilo, a gusto dirigiendo el Fondo de Cultura Económica, no molestó a nadie, ni nadie lo molestó; Salinas se sintió perseguido por Zedillo y nos brindó la escena más patética de un expresidente de México: una huelga de hambre de 35 segundos, luego escribió como 8 mil volúmenes de memorias para justificarse.

Zedillo se fue en paz, quizá fue el único que verdaderamente se sintió liberado, muy similar a Peña Nieto que decidió mejor darle una oportunidad al verdadero amor, al glamour, a la vida social y gracias al pacto de impunidad del que goza es el mexicano más feliz de 2019, gracias a nuestro amado líder.

La historia no miente, pero para nuestra desgracia Fox y Calderón se convirtieron en tuiteros. Y antes que prestar oídos a lo que dicen, habría que recordarles que juntos sumaron 12 años en los que, en vez de gobernar, se la pasaron limpiando, encerando y puliendo Los Pinos para que regresara el PRI cómodamente en 2012. Lo hicieron con mucho éxito y eso, a pesar de todas las pifias de nuestro amado líder, no debemos olvidarlo.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Más penas menos resultadosColumnas
2019-07-15 - 02:17
Se les prendió el foco…Columnas
2019-07-15 - 02:15
Djokovic se consagra en WimbledonColumnas
2019-07-15 - 02:12
El arte en la visión náhuatlColumnas
2019-07-15 - 02:09
HLPFColumnas
2019-07-15 - 02:05
Línea 13Columnas
2019-07-15 - 01:58

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-