laopcionnota
Nueva dirigencia en el Banco Mundial
Nueva dirigencia en el Banco Mundial

Columnas miércoles 10 de abril de 2019 - 01:16


Desde la renuncia de Jim Yong Kim a la presidencia del Banco Mundial el pasado 7 de enero, se ha especulado mucho sobre el destino de una de las instituciones internacionales más importantes que se fundaron después de la Segunda Guerra Mundial.Con dos objetivos principales a lograr para el año 2030, erradicar la pobreza extrema y fomentar el crecimiento del ingreso para el 40 por ciento más pobre de cada país, la necesidad de un liderazgo altamente comprometido para facilitar la cooperación y alianzas entre países y garantizar el acceso y uso eficiente de recursos financieros en las economías en desarrollo, es elemental para lograrlo. De aquí la importancia de la sucesión del mando más alto.

A través de un comunicado de prensa el pasado 5 de abril, el Banco Mundial anunció la asignación de David Robert Malpass como su nuevo Presidente. Malpass, quien se había desempeñando como consejero dentro del departamento del tesoro de Estados Unidos, quien también ha tenido una reconocida carrera en el sector financiero como consejero de grandes bancos de inversión de Wall Street y es conocido por alertar sobre el inminente colapso del sistema financiero previo a la crisis del 2008, pareciera ser el mejor postor, aliado de Trump, para dirigir el banco en estos momentos.

Tradicionalmente durante muchas décadas y bajo reglas no escritas, la Presidencia del Banco Mundial se ha dejado en manos de estadunidenses, lo cual ha permitido al presidente en turno del país asignar a quien vele por sus intereses. En este caso, vale la pena preguntarse qué atractivo tiene Malpass para que Donald Trump lo nominara para esta encomienda.

No están en tela de juicio, ni la preparación académica ni experiencia en el sector financiero de Malpass, lo que preocupa es sus intereses y enfoque hacia las relaciones económicas globales. Algunos analistas han sacado a luz su desempeño como economista en jefe del ya extinto banco de inversión Bear Stearns, donde de forma consistente criticó fuertemente a instituciones multilaterales, en particular el Fondo Monetario Internacional.

Su visión más reducida de las funciones del Banco Mundial, donde su enfoque debería solo centrarse en erradicación de la pobreza, ha atraído preocupaciones sobre el futuro de la institución, que en los últimos años ha tomado liderazgo en temas como el financiamiento de bienes públicos, cambio climático, salud pública y programas de refugiados.

La entrada de Malpass a la Presidencia del Banco Mundial hace sentido bajo la lupa de la estrategia de Trump de comenzar a destruir o al menos disminuir la cooperación multilateral. En esta ocasión y de materializarse la ideología de Malpass, la consecuencia es alta para los países en desarrollo. Las instituciones internacionales cada vez más débiles y la economía global por ende menos preparada para salir de una nueva crisis.



•Director de análisis financiero
fj.cadenanamorfin@gmail.com

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Violencia en el país: llamado urgenteColumnas
2019-04-22 - 02:48
La Máquina y Pumas causan nostalgiaColumnas
2019-04-22 - 02:45
Al-NahdaColumnas
2019-04-22 - 02:42
IngresosColumnas
2019-04-22 - 02:36

+-