facebook comscore
Oh, Trudeau

Oh, Trudeau

Columnas martes 27 de agosto de 2019 - 01:27

• “Ojos que no ven, corazón que no siente”.

La cumbre G7 reúne por tres días a los líderes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, ésta se lleva a cabo en la costa francesa de Biarritz.

La reunión de “los siete”, va dirigida a tratar temas políticos, económicos, militares y del medio ambiente.

La mayoría de los primeros ministros y jefes de Estado viajan acompañados de sus cónyuges, por lo que dentro de la agenda está pactada una foto de familia o mejor dicho, una foto grupal de todos los asistentes, incluidos los líderes políticos invitados a la cumbre.

En el acomodo, Justin Trudeau, primer ministro de Canadá quien no fue acompañado de su esposa Sophie Grégoire, fue colocado a un lado de la pareja presidencial de Estados Unidos.

Para fortuna de Melania Trump le tocó estar del lado izquierdo del canadiense, quien le provocó una sonrisa de oreja a oreja, porque de haber sido lo contrario, la hubiéramos encontrado seria y con la mirada perdida, cuando está a un lado de su marido.

▶ La imagen captada por el fotoperiodista argentino, Carlos Barria es una felicidad descarada por parte de Melania. Que conste que no lo digo en mal sentido, ni mucho menos en crítica negativa, porque seguramente cualquier mujer que se encuentre leyendo estas
líneas, podría identificarse con ella y hubiéramos hecho lo mismos.

Capturar el momento de un saludo con beso, incluye este tipo de poses que simulan un beso en la boca, o de un momento demasiado íntimo entre dos personas que están por besarse.

Es mera proximidad, ángulo y la fortuna de tomar en ráfaga un momento como este. Es decir, de lanzar muchos disparos continuos para no perderse ningún detalle.

Aunque pareciera que allí acaba de haber un momento íntimo entre ellos dos, es falso. Por supuesto no dudamos, que haya sido grato para ella, pero solo eso.

Si fuéramos por la jiribilla del lenguaje verbal, los ojos cerrados de Melania con esa sonrisa seductora ante Trudeau que también le sonríe crean un espacio compacto, donde el marido de ella, Donald Trump queda fuera de la ecuación y su rostro es una señal clara que no le importa lo que haga o deje de hacer su esposa, al menos eso se puede interpretar.

▶ Desconozco si como es posesivo, celoso y obsesivo, pero lo que sí me queda claro es que no puede ser Presidente y esposo, dado que no hay evento en donde pueda mezclar esas dos actividades. O mira a las cámaras para ser el protagonista, o toma en cuenta a su esposa para aparecer en conjunto.

Este momento capturado por Carlos, es una imagen que deja al descubierto las emociones personales de cada uno de los personajes.

Tw: @lauragarza
Instagram: @lauragarzag
Web: www.lauragarza.com

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Malas señales para los periodistas Columnas
2019-11-15 - 01:12
Tiraditos Columnas
2019-11-15 - 01:11
IPH, el reto Columnas
2019-11-15 - 00:49
Ideologías húmedas Columnas
2019-11-15 - 01:39
Historia y dictadura Columnas
2019-11-15 - 01:38
+ -