laopcionnota
Otra vez revocación de mandato

Otra vez revocación de mandato

Columnas jueves 20 de junio de 2019 - 02:20


Ayer las dirigencias de los partidos PRI, PAN, PRD, MC anunciaron que votarán contra la minuta de revocación de mandato a discusión en el Senado de la República. Es la segunda vez (la primera fue con la Guardia Nacional), que la oposición partidista se unifica en el Senado para decirle no a una iniciativa presidencial. La ocasión anterior no salió del todo bien, pues al final la Guardia Nacional sí tuvo mando militar, sea como sea que lo disfrace el Gobierno. Es de esperar que la oposición haya aprendido la lección y tenga conciencia de los vericuetos legislativos por medio de los cuales, el gobierno puede salirse con la suya.

Es positivo observar unidad ante planteamientos tramposos como el de la revocación de mandato. La propuesta presidencial consistía en adelantar la consulta unos domingos antes de la elección intermedia, pero en medio de la misma temporada electoral. En otras palabras, mientras el Gobierno o el Presidente mismo hace campaña para impulsar la revocación de mandato, estarán en curso las contiendas electorales para elegir nuevos gobernadores y diputados federales, entre otros cargos de elección popular a nivel local.

Esto contaminaría indebidamente las competencias de 2021 por la presencia permanente de la Presidencia de la República en los medios promoviendo la participación en la consulta de revocación.

Ahora bien, es deseable también que los partidos opositores mantengan esa unidad en torno al rechazo a una Reforma Electoral que busque destruir el Consejo General del INE. Pareciera que el Gobierno busca utilizar estos temas (la Reforma Electoral y la revocación de mandato) como moneda de cambio “apruébenme éste o aquel”. No obstante, la oposición debería objetar ambas medidas hasta que las propuestas no se discutan y diagnostiquen con mayor serenidad para ponerlas al servicio de los ciudadanos y no de la autoridad gubernamental.

La oposición precisa ponerse de acuerdo en torno a las líneas rojas que no debe traspasar el Gobierno.

No se trata de objetar todo ni colocarse en una postura intransigente. Para dotar de legitimidad estas medidas, es preciso contar con el acuerdo de las fuerzas políticas participantes a fin de no incrementar la litigiosidad y las impugnaciones posteriores a cada proceso.

Así ha sido la historia de las reformas electorales en México. Los sucesivos gobiernos tomaron en cuenta las demandas opositoras con la finalidad de incorporarlas y ganar respetabilidad ellos mismos. La ruta del diálogo ha sido siempre la más fructífera para los mexicanos. Desde la reforma pionera y trascendental del maestro Jesús Reyes Heroles, se prestó atención a las voces discordantes del sistema. No fue el gobierno quien impuso su voz, sino que, atento a las palabras de distintos sectores de la sociedad construyó en concierto con representantes de la academia, la sociedad civil y los partidos. Seamos fieles a una tradición exitosa.

•Internacionalista y analista político:
@avila_raudel

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Línea 13Columnas
2019-07-19 - 02:37
Dos AñosColumnas
2019-07-19 - 02:34
Nación y destinoColumnas
2019-07-19 - 02:29
Duarte, ¡un pobre político!Columnas
2019-07-19 - 02:22

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-