facebook comscore
PGJ manda a sicario  de 13 años a su casa 

PGJ manda a sicario  de 13 años a su casa 

Ciudades jueves 21 de noviembre de 2019 - 02:00

Por Carlos Jiménez  
carlos.jimenez@contrareplica.mx  
Aunque la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México considera a Javier J, sospechoso de haber participado en la ejecución de un joven afuera de un restaurante en la alcaldía Benito Juárez, no puede detenerlo ni encarcelarlo. Lo más que puede hacer es enviarlo con sus papás, pues sólo tiene 13 años y la ley así lo establece. 
Javier fue detenido la semana pasada luego de asesinar a un joven que cenaba en una taquería en la colonia Del Valle. Tras el crimen, él y un cómplice identificado como Alejandro M, de 16 años, huyeron en una motocicleta. Calles adelante, agentes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) los alcanzaron y los detuvieron. 
Los dos fueron enviados a la Fiscalía para Menores de la Procuraduría capitalina. El Ministerio Público recabó pruebas en su contra. Y al día siguiente mandó a un centro de reclusión para menores a Alejandro. Pero a Javier lo dejó ir a casa.  
Aunque los capturaron juntos, y las autoridades consideran que cometieron el crimen, al joven de 13 años de edad, no se le puede privar de su libertad. 
Autoridades de la dependencia que encabeza la procuradora, Ernestina Godoy, explicaron que la Ley Nacional del Sistema Integran de Justicia Penal para Adolescentes así lo ordena. 
En específico es el artículo 31 el que establece que “las medidas de privación de la libertad se utilizan en casos extremos y excepcionales”. Y detalla que “sólo se podrán imponer a personas adolescentes mayores de 14 años, por los hechos constitutivos de delito que esa ley señala, por un tiempo determinado y la duración más breve que proceda”. 
Es por ello que, explicaron, a Javier tuvieron que dejarlo en libertad. Detallaron que en los próximos días realizarán una audiencia, en la que se le hará saber sobre la imputación en su contra y un juez determinará una serie de medidas a imponerle. 
Sin embargo, éstas solo contemplan prohibirle acercarse a determinados lugares, no salir de la ciudad, acudir a la escuela, estar bajo el cuidado de sus padres… pero en ningún caso será detenido. 
La persona asesinada era un joven recién casado, padre de una niña de un año. Se dedicaba a participar en juegos de cartas a nivel nacional e internacional. Aunque vivía en Querétaro, esa madrugada llegó a la ciudad para reunirse con unos amigos. Y aquí lo mataron. 
 

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -