Pacientes rechazan cierre de hospital mental por recorte
Pacientes rechazan cierre de hospital mental por recorte

miércoles 06 de Febrero de 2019


POR MARÍA CABADAS

Hasta tres horas de camino realiza Claudia Jiménez para llevar todos los martes a su hija de nueve años al Centro Integral de Salud Mental (Cisame), donde la atienden desde hace poco más de dos años por cuadros de ansiedad, y que está en riesgo de ser cerrado por el Gobierno federal sin ninguna explicación.

▶ Claudia, madre soltera de 37 años de edad, señala que la desaparición de este hospital, que depende de la Secretaria de Salud, significa “un duro golpe” porque su salario como trabajadora en un centro comercial no le alcanzaría para pagar médicos privados.

“No nos pueden hacer esto, es ilógico lo que está haciendo este gobierno porque el cerrar este centro significaría dejar a la buena de Dios a decenas de niños que se atienden en este lugar”, señaló Claudia, quien mañana jueves participará en la movilización que realizarán trabajadores, directivos y pacientes de este hospital a las afueras de Palacio Nacional, donde esperan ser escuchados por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Este nosocomio, que fue fundado hace más de 10 años, atiende diariamente a 500 pacientes, que en su mayoría son niños con déficit de atención, autismo, depresión y síndrome de Asperger, por mencionar algunos.

De acuerdo con la directora del Cisame, Virginia González Torres, los pacientes menores de edad representan un 80 por ciento. Por ese motivo, se niega a que sea desaparecido y señaló que el Centro ya alista medidas para evitarlo.

“No les pueden hacer esto a los niños... no pueden, ni deben”, señaló la doctora, quien señaló que para evitar que este hospital deje de operar, se presentará un amparo en unos días.

La mañana de ayer, más de 100 padres de familia, acompañados de sus hijos, protestaron en el estacionamiento del nosocomio y después se trasladaron a las oficinas del Secretaría de Salud, en donde esperaban ser recibidos por el titular de esta institución, Jorge Alcocer Varela. Sin embargo, no fueron atendidos.

Entre las más de 100 personas que se encontraban en el lugar, estaba Mariana, una niña de 13 años de edad, de los cuales 10 los ha pasado en el Cisame pasa ser atendida de autismo.

“No quiero que lo cierren, porque es un hospital gratuito y donde niños y adultos son atendidos, ahí todos ayudan. Es como una casa y no quiero que nos lo quiten. ¿Por qué quieren cerrarlo, ¿Por qué no les sirve? Nuestro gobierno necesita ponerse en nuestros zapatos para darse cuenta de todo lo que hacen en ese lugar por nosotros los niños. Yo llevo 10 años en este lugar y no quiero perder mi progreso… soy autista”, refirió la pequeña, quien, al igual que la mayoría de los manifestantes gritaban a todo pulmón para que no sea eliminado este centro de salud mental.

Rosa María, madre de César de siete años con autismo nivel dos, señaló que para ella y su pequeño los servicios que ofrece ese hospital “son vitales, porque aquí le han tomado tomografías, entre otra clase de estudios médicos, por los que no nos cobran ni un peso”.

Consideró como injusta la desaparición de esta institución, “porque se está privilegiando el otorgamiento de estímulos económicos a muchos sectores de la población, pero se está dejando de lado a nuestros niños”.

Mañana, González Torres, directivos, trabajadores y pacientes del Cisame se manifestarán a las 6 del mañana, justo enfrente de Palacio Nacional, donde esperan ser escuchados por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Etiquetas


Notas Relacionadas



+-