laopcionnota
Padres, no dejen que secuestren a sus hijos

Padres, no dejen que secuestren a sus hijos

Columnas lunes 17 de junio de 2019 - 04:04


El pasado 10 de junio, la Congregación de la Educación Católica, publicó un texto titulado “Hombre y mujer los creó. Para una vía de diálogo sobre la cuestión del género en la educación”, el documento es una respuesta muy esperada por los padres de familia y escuelas católicas en el mundo, porque aborda la nefasta ideología de género que pretende una sociedad sin diferencias de sexo, dando lugar a un sin fin de géneros que no son más que distorsiones y adulteraciones del proyecto original de Dios y que terminan por vaciar a la familia de su fundamento antropológico.

El problema de la ideología de género es que lejos de promover la tolerancia —como se vende así misma—, se ha convertido en la imposición de un pensamiento único, torcido, antinatural, anticientífico y furiosamente anticristiano que pretende imponerse a través de proyectos educativos y legislativos que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer.

El documento pide una cosa obvia, pero hoy en día marginada, el reconocimiento de la familia como “el principal espacio pedagógico primario para la formación del niño”, la escuela funciona como auxiliar, es subsidiaria de esta labor, pero de ninguna manera puede usurpar la función de los padres de familia, o todavía peor, imponerse sobre ellos, como por desgracia viene sucediendo ya en algunos países infestados por la ideología de género que al estilo de las dictaduras comunistas, secuestran a los hijos de la potestad de sus padres para ideologizarlos y pervertirlos con la ideología de género.

El documento recalca que no solo es un derecho de los padres educar a sus hijos, sino “una obligación gravísima” de “hacerse responsables de la educación íntegra personal y social de los hijos, también, por supuesto, en lo que respecta a su educación sobre la identidad sexual y la afectividad, en el marco de una educación para el amor, para la donación mutua”. Este derecho es insustituible e inalienable, por lo que no puede ser usurpado o delegado a otros.

El documento toca otro aspecto fundamental, el derecho superior del niño a crecer con una familia, con un padre y una madre capaces de crear un espacio idóneo para alcanzar su desarrollo y madurez afectiva. Aquí ya lo hemos señalado, un niño es una persona vulnerable cuyos derechos de tener un padre y una madre normales son superiores a cualquier supuesto y falso derecho de las parejas homosexuales de adoptar.

Si estas parejas realmente amaran a los niños renunciarían a este falso derecho, poniendo en primer lugar la felicidad y el desarrollo emocional del niño.

El documento del Vaticano debe llevar a los padres a tomar conciencia de su responsabilidad en la educación, a no ceder y defender a sus hijos la perversa ideología de género y de legislaciones torcidas que pretenden secuestra a sus hijos de su legítima tutela.





•Sacerdote y exvocero de la Arquidiócesis de México.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Municipios: ¿gobierno o sucursales?Columnas
2019-07-24 - 01:33
Realineamiento electoral en MorenaColumnas
2019-07-24 - 01:30
Inició el sueño de EdsonColumnas
2019-07-24 - 01:28
Estados Unidos e IránColumnas
2019-07-24 - 01:25
Guaidó, seis meses despuésColumnas
2019-07-24 - 01:21
Tiempos oscurosColumnas
2019-07-24 - 01:16

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-