facebook comscore
Paquín, jamás te olvidaremos

Paquín, jamás te olvidaremos

Columnas martes 10 de diciembre de 2019 - 01:30

El beisbol es analogía de la vida misma”. El principal legado no es un título o récord, sino ser recordado como jugador leal, un buen ser humano. Descanse en paz Francisco Paquín Estrada, leyenda del beisbol mexicano.

Corriendo a primera base. Su franela 25, su figura, su dominio del juego hicieron inconfundible, a “Paquín” Estrada, cátcher oriundo de Navojoa, Sonora, que llegó a Diablos Rojos del México en 1966, para adueñarse de la posición y del corazón de los aficionados, para quienes fue consentido aun jugando en otros equipos.

Robando segunda. En 1971, Francisco voló a Nueva York, con los Mets, donde promedió .500 (1 hit en 2 turnos) luego fue parte de cambio histórico, al irse a Angelinos de California junto a otros tres peloteros, entre ellos, un tal Nolan Ryan. No llegó la oportunidad ahí, ni en Baltimore, ni en Chicago, así que regresó en 1974 a Puebla y fue clave en los Ángeles campeones de 1979, cuya principal fortaleza era su staff de pitcheo, la orquesta de Pablo Gutiérrez, Ernesto Escárrega, César Díaz y Fernando López, cuyas sinfonías eran dirigidas por él.

Camino a la antesala. Cimentó brillante carrera como jugador, acumulando en verano 26 años y 2,260 juegos como receptor, records que se ven en lontananza, además, a los títulos relatados, sumemos dos en LMP y uno en Serie del Caribe (refuerzo de Mexicali en 1986). Siguió jugando y en la temporada 82-83 tuvo oportunidad de dirigir a sus Tomateros de Culiacán a quienes guió al título, travesura que repitió en 84-85. Fueron los inicios de un mánager que escribió historia con letras doradas, que incluye dirigir en 2006 a la mejor Selección Mexicana en Clásico Mundial, dos coronas en Series del Caribe y siete títulos en MexPac.

Barridos en home. En 1983, Campeche aplicó el “repliquemos lo bueno”, así, jugando y dirigiendo, Francisco aceitó una maquinita beisbolera que ganó título y se echó a la bolsa a aquella afición, misma a la que 21 años después les dio otro campeonato. Intermedio a esas coronas fue héroe de León en 1990 al conducir a Bravos a la cima, luciendo en estrategia y detrás del plato, pues todavía se ponía los arreos de cátcher.

Jugada en revisión. ¿El mejor receptor? ¿mánager ideal? En ambos casos hay argumentos para nombrar a Paquín, sus logros ahí están para el guapo que quiera retarlos, pero más quedan las formas. De él sólo escuchamos comentarios positivos, buenas expresiones sobre su forma de ser, en suma, mensajes que confirman que más que un legado deja recuerdos imborrables en tirios y troyanos.

Jugada del recuerdo. Uno de sus grandes momentos fue en 1968, cuando en jornada dominical, conectó HR a Alejo Ahumada para ganar y darle el tercer título al México. Momento que quienes lo vieron no olvidan, ahí Paquín se ganó inmortalidad roja, que luego escaló llegando al Salón de la Fama el 2000.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Así avanzan las precampañas Columnas
2020-01-17 - 00:34
Tiraditos Columnas
2020-01-17 - 00:07
Silencio en el Poder Judicial Columnas
2020-01-17 - 01:18
Línea 13 Columnas
2020-01-17 - 01:12
+ -