laopcionnota
Para Daniela

Para Daniela

Columnas miércoles 17 de julio de 2019 - 01:27


Pensando en Daniela Ramírez, jovencita de 18 años, secuestrada y asesinada hace unas semanas, después de tomar un taxi para ir a una fiesta...

Mirando por la ventana. Todavía sin darse cuenta. Pensando quizá en alguna bronca típica de una adolescente. O en el chavo que le gusta. O en alguna ilusión. Chance y sólo en la fiesta, y en los cuates. En algún momento se percató de que la llevaban por un rumbo cada vez menos poblado y con menos luz. A partir de ahí, es ya imposible aproximarse siquiera a la angustia que debe haber sentido cuando se da cuenta de que el taxi la lleva a otro lado. Habrá sido entonces cuando empezó a enviarle mensajes a su amigo, pidiendo auxilio. “Ayúdame, ya no se ve nada, estamos por Parres, ayúdame, por favor”.

Ella sola con el monstruo. Un engendro de tantos, que resultan de una violencia ubicua, y que la reproducen de manera patológica, sádica, incontenida. Seres adictos a la adrenalina criminal que los distrae de su aburrimiento atroz. Seres vacíos, hinchados de alcohol, de droga, de odio. Hienas heridas y anestesiadas, que deambulan buscando el desquite.

Seres podridos, asesinos cobardes, hombres-pesadilla deambulando en una ciudad-pesadilla. Una de esas hienas mató a Daniela, y seguramente ya había matado. Puede que caiga, y puede que no, porque esos monstruos medran con la ineptitud de quienes aterrizan por mandato popular en los escombros de burocracias colapsadas.

De hecho, esta ciudad-pesadilla fue hace tiempo bautizada por el actual presidente como “la ciudad de la esperanza”. La demagogia y la cursilería eran ya modelo comunicacional, mientras lo real era una crisis de inseguridad, con oleada de secuestros incluida.

De vuelta al presente, la Jefa de Gobierno nos dice, con originalidad deslumbrante, que va a “recuperar” a la ciudad de la esperanza y, para que se note que va en serio la cosa, le echa imaginación a la originalidad, y a la esperanza, y anuncia mayores penas... para el robo de celulares. Ninguna reforma policial o ministerial o penitenciaria o en materia de prevención. Eso sería muy tradicional, muy “institucional”.

No, por ahí no va la cosa, y la jefa nos explica, en una frase, su profundidad filosófica: “Es obligación del Gobierno perseguir a los que roban celulares y también es obligación evitar su venta ilícita”. Por lo visto, hay que refrescarle al respetable que es obligación de la autoridad perseguir el delito.

Y, como la cabeza marca la pauta, a la señora a la que le dicen “procuradora” se le ocurre decir que la seguridad va mejorando, justo cuando la familia de Daniela identifica sus restos. Unos días después, el secretario de Seguridad manda un mensaje amenazando a un periodista.

Sensibilidad, valentía, eficacia. Las hienas deben estar temblando.

•Director General de Causa en Común.
@japolooteyza


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Violaciones y abusosColumnas
2019-08-19 - 01:44
The Great One, #21Columnas
2019-08-19 - 01:43
Una poética del desastreColumnas
2019-08-19 - 01:37
FascismoColumnas
2019-08-19 - 01:33
Nosotros tambiénColumnas
2019-08-19 - 01:30

+-