facebook comscore
Plan Nacional de Desarrollo

Plan Nacional de Desarrollo

Columnas viernes 03 de mayo de 2019 - 02:19

Solo bajo el liderazgo firme, amoroso y desde luego iluminado de nuestro Padre de Pueblos podíamos presumir de un Plan Nacional de Desarrollo como el que conocimos esta semana, el plan para el periodo 2019-2024. Qué conocimiento del entorno económico y geopolítico.

Qué precisión técnica. Qué lucidez.
Qué visión de Estado. Así, el cálculo de que la economía va a crecer al 4% anual, salvo este año, en el que tal vez crezca 10 veces menos, puede ser pesimista. ¿Por qué no un 8, un 12, un 16%? El límite es el cielo. Sobre todo, espero que con este documento queden anuladas todas las preocupaciones difundidas maliciosamente por los fifís: lo de que Santa Lucía es caro y malo salvo que sea imposible, lo de los turistas en fuga, lo del PIB en negativos y lo de que desde Zedillo no había números tan malos, los de que el tren es un desperdicio de dinero con todo y esas consultas modelo que se hicieron, tan sutiles que nadie salvo el Supremo Líder pudo verlas.

Y es que permítanme citar algunos momentos del documento, concretamente del índice: “Honradez y honestidad”. “No dejar a nadie atrás, no dejar a nadie fuera”. “Economía para el bienestar”. “No más migración por hambre o por violencia”. ¿Se dan cuenta? Vamos lanzados al primer mundo.Es altamente probable que al final del primer sexenio de nuestro Líder Amadísimo seamos ya la primera potencia, lo que sin duda explica el encono reciente de Trump. Pura envidia, puro resentimiento. Lo mejor es que es un documento 100% austeridad republicana. Si lo enriquecemos un poco, puede servir como programa de Seguridad Nacional, discurso para el 16 de septiembre, libro de texto gratuito y, claro, como palabras para cuando el Presidente Eterno reciba el (los) Premio (s) Nobel. Eso, de momento. A futuro, también como nueva Constitución Política, nueva Cartilla Moral y nuevo Código Penal. ¿Habría que hacerle añadidos? Hombre, sí.

Unos pocos. “Libertad para todos sin divorcios”, por decir. “Fin del hambre en el mundo”. “Por una televisión pública de evangelistas”. En lo de honestidad y honradez, por ejemplo, podríamos añadir: “Las mentiras son del diablo”. O “Todos los niños se portarán bien”. Pero la base ya está. Gracias, Señor Presidente.

Hablando de los llantos y quebrantos que nos dejó el prianismo, la era fifí, el neoliberalismo, pues, hoy es viernes y los viernes son de rendir tributo. La Orden de Macuspana, sin discusión, va para el camarada Octavio Romero.

Aunque nuestra política de energéticos la diseñan, claramente, entre nuestro Prócer y la camarada Rocío Nahle, que tanto bien le ha hecho a la Secretaría de Energía, ya se siente la diferencia de tener a nuestro ingeniero agrónomo en Pemex. Miren lo que es esta bofetada al neoliberalismo: con todo y que el Líder Supremo anunció que se iba a meter una lanota en la empresa, con todo y que las refinerías me canso ganso, con todo y que la reforma energética de Peña fue un fiasco, Tavo logró que Petróleos Mexicanos tuviera un 10% menos de ventas que en el mismo trimestre del año pasado, y sobre todo que sus rendimientos fueran de casi menos 35 mil millones de pesos, o sea lo que los fifís llaman pérdidas, cuando un año antes habían sido un 132% mejores, es decir, había tenido lo que los fifís llaman ganancias por 113 mil y pico millones.

▶ La Orden es suya, camarada. Cuídela: que nadie se la huachicolee.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La famosa consulta / II Columnas
2020-09-25 - 00:52
¡Hasta encontrarlos! Columnas
2020-09-25 - 00:43
¿Cuál será el capital político de Anaya? Columnas
2020-09-25 - 00:40
Lealtades presidenciales Columnas
2020-09-25 - 00:38
COVID: volteamos a otro lado Columnas
2020-09-25 - 00:38
La justicia digital en la CDMX Columnas
2020-09-25 - 00:37
+ -