facebook comscore
Pobladores han “cobrado” a alcaldes por incumplimientos de campaña

Pobladores han “cobrado” a alcaldes por incumplimientos de campaña

Nación martes 15 de octubre de 2019 - 16:03

Comunidades indígenas de Chiapas -que no las únicas- se han envalentonado y decidido cobrar a sus alcaldes lo que consideran son incumplimientos a sus promesas de campaña.

Nadie duda de sus derechos a exigir el cumplimiento de los compromisos, y de su enojo por sentirse burlados, pero las formas de exigir respuesta hacen dudar a más de uno.

El hecho es que en las últimas horas, varios indigenas resultaron heridos durante un enfrentamiento registrado en el municipio de Simojovel, Chiapas, cuando intentaron llevarse a la alcaldesa Viridiana Hernández, y pedirle que cumpla con obras pendientes en el último año de su administración.

Cuando los tzotziles irrumpieron en la alcaldía, les negaron el acceso y en ese momento apareció el síndico Gilberto Martínez Andrade, al que intentaron llevarse detenido.

En esos momentos, agentes de la Policía Municipal y trabajadores del ayuntamiento enfrentaron a los 300 indígenas de las comunidades Nuevo Sitalá y La Ceiba, para evitar que se llevaran al cónyuge de la alcaldesa, quien según pobladores es "el que realmente gobierna el municipio".

Durante el enfrentamiento se escucharon varios disparos de arma de fuego, sin que se conozca quién haya disparado. Se desconoce la identidad y el estado que guardan los derechos.

En otro hecho reciente, habitantes del municipio Las Margaritas, también en Chiapas, intentaron secuestrar al presidente municipal, Jorge Luis Escandón, a quien reclaman el incumplimiento de obras sociales, entre ellas carreteras. El funcionario fue amarrado y arrastrado con una camioneta.

Las autoridades municipales abrieron un caso judicial por intento de secuestro. El operativo policial arrojó un saldo con al menos 30 detenidos y 20 heridos.

En otro hecho reciente, el 10 septiembre en el municipio de Escuintla, un nutrido grupo de campesinos, de la cabecera municipal y otras comunidades, se manifestaron frente a la presidencia municipal para exigir la destitución del alcalde Daniel Velázquez por no cumplir con la obra pública prometida para el primer año de gobierno.

La protesta terminó con la quema de la alcaldía y varios detenidos.

En julio pasado, también en Chiapas, habitantes del municipio indígena de Huixtán, obligaron a su alcalde a vestirse de mujer por haber tenido un mal desempeño durante su gestión y “no haber cumplido sus promesas de campaña”.

Javier Sebastián Jiménez Sántiz recorrió las principales calles de su localidad junto a otro miembro de su oficina, el síndico Luis Ton, ambos vestidos de mujer, lo que se considera una forma de “ofensa”.

Esa fue la la tercera vez que vistieron de mujer al alcalde de Huixtán en menos de un año y siempre por la misma razón. La primera vez fue en abril de este año en la comunidad de La Era y la segunda fue en la localidad de San Lázaro Chilil en junio.

En Chiapas se han dado una serie de hechos violentos preocupantes en los ayuntamientos, quizá el peor de ellos el que se suscitó el pasado mes de mayo cuando fuera localizado el cuerpo del síndico municipal de Zinacantán, Ignacio Pérez Girón, reportado como desaparecido dos días antes. Tal vez el incumplimiento de sus promesas fue fuera la causa.

El hecho es que hay quienes opinan que la falta de cumplimiento de obras públicas y los intereses oscuros de grupos opositores tienen a varios municipios de Chiapas en una peligrosa combustión que, de no ser atendida con premura, pueden terminar en estallidos de mayores consecuencias.

En abril, en Morelos, cansados porque cuatro meses después del plazo, el municipio indígena de Xoxocotla todavía no podía funcionar, pues no tiene presupuesto por falta de delimitación territorial, habitantes de esa localidad tomaron por asalto el palacio municipal de Puente de Ixtla e intentaron linchar al alcalde Mario Ocampo.

El alcalde logró escabullirse de sus perseguidores y atrincherarse en el palacio municipal donde permaneció retenido por varios minutos. La tensión cundió en la localidad ubicada al sur de Morelos. Una hora más tarde comenzó a llegar personal de la Comisión Estatal de Seguridad Pública y su titular al frente, el vicealmirante José Antonio Ortiz Guarneros, quien inició un diálogo con los manifestantes.

Redacción ContraRéplica

Imagen Especial

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JR/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -