laopcionnota
Polevsky y la muerte rápida de la oposición

Polevsky y la muerte rápida de la oposición

Columnas martes 13 de agosto de 2019 - 03:16


La dirigente de Morena, Yeidckol Polesvsky, ya planteó los términos de la negociación para reducir el financiamiento público de los partidos: lograr un cambio constitucional rápido, para que el recorte de aplique desde 2020 y dejar para después planteamientos como el de la composición del INE y los Organismos Púbicos Locales Electorales y la reducción de los diputados plurinominales.

Habrá que esperar para ver si sus propios legisladores la respaldan, pero queda clara la urgencia que ya tienen en el grupo en el poder, de iniciar un proceso que lleve a la inanición a la oposición y que la haga inoperante en la contienda del 2021.

Los partidos cuentan con una ruta para no acceder al financiamiento (en el monto que consideren pertinente) y es el de devolver el dinero a la Tesorería de la Federación. Así lo hicieron todas las organizaciones partidistas, con la excepción de Morena, para apoyar a los damnificados del sismo de 2017. La eficacia de estas medidas es dudosa, pero puede tener cierto impacto en el ánimo popular.

Pero reducir el financiamiento de manera tajante, en al menos un 50 por ciento —ya están ideando llegar al 75 por ciento—, obliga a un cambio en la Constitución y para ello se requiere de la disposición de una cantidad de votos en el Senado con el que todavía no cuenta en Morena.

Es un momento decisivo, porque en política, aunque ahora todos se rasguen las vestiduras, mucho depende del dinero. Nuestro modelo se sustentó, desde los años setenta, en un esquema de financiamiento público que evitara, en la medida de lo posible, la llegada de recursos dudosos, pero sobre todo, y a partir de los años noventa, que moldeara la equidad y que hiciera que las elecciones fueran ganables por cualquier expresión partidista.

Si el financiamiento proveniente de las arcas públicas será escaso, hay que clarificar de dónde vendrá el restante, porque lo habrá, ni duda.

Nos encontramos, y más vale no rehuir la discusión, ante la posibilidad de cambiar la naturaleza del sistema electoral y ello tendrá implicaciones en el futuro y la mayoría poco halagüeñas.

Los cambios, ya está claro, no quedarán en los montos de los recursos, sino que abarcarán la reformulación del propio consejo del INE, donde molestan los integrantes que no están alineados al nuevo poder político.

Lo de reducir o terminar con los diputados plurinominales es una idea vieja, que el propio PRI, de modo abusivo, trató de implantar en su momento y que, paradojas de la vida, lo tendría ahora sin prácticamente representación en San Lázaro.

La moda no es defender a los paridos, pero más vale que alguien lo haga.

•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

¿Y Michoacán apá?Columnas
2019-08-23 - 03:26
IngresosColumnas
2019-08-23 - 03:18
Línea 13Columnas
2019-08-23 - 03:16
Mujeres LibresColumnas
2019-08-23 - 03:13
Pobreza, hambre y miedoColumnas
2019-08-23 - 03:10

+-