laopcionnota
Política anti-ciencia

Política anti-ciencia

Columnas viernes 17 de mayo de 2019 - 03:35


Perdido entre los miles de tuits que diariamente nos bombardean entre fifís y chairos encontré uno que llamó poderosamente mi atención: la falta de recursos a la ciencia provocará más población con enfermedad de demencia senil, lo cual se convertirá a corto plazo en un problema de salud grave que las autoridades federales no podrán controlar ni costear.

La autora de este tuit es nada más y nada menos que la reconocida científica Julieta Fierro Gossman, quien escribió: “Reducir el presupuesto en ciencia y tecnología empeorará el problema de los viejos de México; vamos en aumento y viviremos más. Sin los nuevos medicamentos biogenéticos tendremos mayor demencia senil, deterioro de articulaciones y degradación en general. Ciencia = vida sana”.

El mensaje de Fierro Gossman es más una advertencia que una lamentación, lo malo es que los científicos no están preparados para combatir, aunque sea a través de las redes sociales, las decisiones presidenciales que están golpeando a ese sector, así como a los millones de ciudadanos de la tercera edad que padecen de demencia senil, un mal progresivo y muy caro en su tratamiento.

De entrada, quienes han dedicado su vida a la ciencia se topan de frente con la designación que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador de María Elena Alvarez-Buylla Roces, como directora general del Conacyt que, para muchos de sus homólogos, tiene una visión muy pequeña de la ciencia.

Asumió y aceptó la diminución del 6 por ciento de los recursos que este año se asignaron al Programa Nacional de Ciencia. Tecnología e Innovación, así como un recorte del 12 por ciento al Conacyt que deja de lado las necesidades de los científicos por aumentar las investigaciones en bien de la sociedad.

Definitivamente tiene razón en preocuparse Fierro, ni la directora que representa a la comunidad científica ni el gobierno lopezobradorista tiene interés en la ciencia, por lo que México pasará a ser un país con millones de viejos enfermos y sin esperanza.

Cualquiera de los seguidores del presidente podría decirme que él sí está preocupado por las personas de la tercera edad, que las ayuda dándoles su pensión bimestral de alrededor de 2500 pesos. Sin embargo, ¿no sería mejor que esos recursos fueran destinados a las investigaciones para encontrar medicamentos que les den calidad de vida?

Si la comunidad científica no alza la voz, explica y exige un mejor trato, la fuga de cerebros, sobre todo de jóvenes, se ira de nuestro país porque aquí el Gobierno apuesta por proyectos de a cinco pesos y, lo peor, con un enfoque pasado, de los años 70.

Tristemente el Conacyt se transforma en una dependencia servil al nuevo sistema y logra atención mediática no por sus logros y avances, sino por los escándalos en los que ha estado envuelta su directora. Su política es anti-ciencia.



•Egresada de la EPCSG. Exdiputada
constituyente. Defensora de los derechos de los
animales y fundadora de "Ángeles Abandonados

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

¿Cuánto más aguantará la ciudad?Columnas
2019-06-26 - 04:25
Lo malo del oroColumnas
2019-06-26 - 04:23
CDMX, capital cultural de AméricaColumnas
2019-06-26 - 04:16
¿A la basura los partidos políticos?Columnas
2019-06-26 - 04:14

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-