Por amenazas del narco 2 mil sin clases
Por amenazas del narco 2 mil sin clases

viernes 08 de Febrero de 2019


MARÍA CABADAS

Alrededor de 2 mil estudiantes de educación básica de Guerrero no están acudiendo a clases por el cierre de escuelas en la zona del Valle y la Sierra de la entidad e incluso, en el Puerto de Acapulco, debido a los enfrentamientos y amenazas de la delincuencia organizada.

Un informe de inteligencia del gobierno estatal, destaca que derivado de los últimos enfrentamientos, los maestros deben ser escoltados en autobuses hasta sus planteles.

“La secretaría de seguridad pública local admite que hay problemas de inseguridad sobre todo por la pugna de grupos de la delincuencia organizada”, detalla el texto.

Tan sólo en Acapulco, unos 500 elementos de las fuerzas federales, así como de las policías estatal y municipal se encuentran actualmente resguardando unos 450 planteles ubicados en la periferia de este puerto, principalmente en Ciudad Renacimiento y Emiliano Zapata.

“Si hay por ejemplo una balacera, nosotros como maestros debemos enseñarles a nuestros alumnos a conservar la calma y a salvar su integridad física, tirándose al suelo; a no salir de las instalaciones solos, hasta que los padres de familia lleguen por ellos”, dijo a ContraRéplica Walter Añorve Rodríguez, maestro de cuarto año de primaria en la escuela Independencia.

Y es que señala que por la violencia que se vive en el estado los estudiantes “deben estar siempre en estado de alerta y saber qué hacer ante un enfrentamiento de grupos criminales. Insisto, nosotros como maestros estamos obligados a concientizarlos sobre esta situación”.

De acuerdo con el Índice de Paz México 2018, Guerrero se ubica en el penúltimo lugar de los estados más violentos del país, seguido por Baja California Sur. “el estado sistemáticamente se clasifica en los últimos cinco en materia de homicidio, delitos cometidos con arma de fuego y crímenes de la delincuencia organizada”, señala el reporte.

Roberto Álvarez Heredia, vocero de la coordinación estatal para la construcción de la paz en ese estado, señaló que “sí hay planteles cerrados en la sierra del municipio de Leonardo Bravo. Las escuelas de los pueblos de Corral Falso, Los Morros y Filos de Caballos no están operando porque estas tres comunidades son escenarios de una confrontación que existe entre dos cárteles: el de la Sierra y el del Sur”.

Señaló que Chilapa, con más de 250 mil habitantes, es uno de los municipios más golpeados por la violencia entre cárteles de las drogas.

En esta localidad, agregó, el sector educativo ha sido el más afectado, pues de julio de 2014 a diciembre de 2018 la inseguridad y los hechos de violencia han provocado la suspensión de clausuras escolares y en seis ocasiones la cancelación de clases hasta por un lapso de hasta tres meses.

En Chilapa se ubican 52 escuelas de nivel básico y en toda la región suman 680 planteles, que atienden a 61 mil 230 alumnos. Además de planteles de nivel medio superior y superior. Indicó que en Acapulco, ante las amenazas de extorsión y secuestro son las más frecuentes hacia los docentes e incluso contra jóvenes, se requirió de la presencia de elementos del Ejército, de la Marina, así como de las policías estatales y federales para resguardar la entrada y salida de los discipulos de sus planteles.

En este sentido, recordó que hace unos meses, profesores afiliados al Sindicato Único de Servidores Públicos de Guerrero suspendieron labores en 200 planteles de este puerto, una sexta parte de los mil 200 que hay en la región Acapulco-Coyuca de Benítez de la Secretaría de Educación local, después de la agresión a profesores y alumnos.

Etiquetas


Notas Relacionadas



+-