laopcionnota
Por asalto asesinan a madre e hija neonata
Por asalto asesinan a madre e hija neonata

Ciudades martes 14 de mayo de 2019 - 03:29


POR CARLOS JIMÉNEZ

Fue poco más de un mes el que Milagros Montserrat luchó por su vida. Con apenas siete meses de gestación, un grupo de médicos le practicó una cesárea a su madre que agonizaba en la cama de un hospital, tras ser baleada durante un robo… al final, la bebé murió. Su mamá, también.

La agresión sucedió a mediados de febrero pasado, en los límites entre la alcaldía de Iztapalapa y el municipio de Nezahualcóyotl, en el Estado de México.

Melina Montserrat tenía 30 años, estaba embarazada, y esperaba a su tercer hijo. Era una niña la que iba a nacer.

Y así, acompañó a su madre al Centro Histórico para comprar algunas cosas. Pero ya no regresó con vida a casa. En el camino, un ladrón subió a asaltar el camión en que viajaban.

Aquel delincuente iba armado. “¡Ya chingaron a su madre, es un asalto!”, gritó. Melina abrazó a su hija y la acercó a su vientre, después se enconcharon. Pero al mismo tiempo el delincuente disparó hacia arriba del camión… la bala rebotó, y dio en la cabeza de Melina.

“Mi hija empezó a gritar cuando vio a su mamá herida, entonces el delincuente se asustó y se bajó del camión. Ya no se robó nada, solo se fue”, recuerda Cesar Rosado, quien fuera esposo de Melina.

Herida, fue llevada a un hospital en el Estado de México, después a uno en la Ciudad. Ahí, los médicos le practicaron una cesárea a la mujer. Entonces nació aquella bebé. Estaba muy delicada.

Cesar Rosado decidió bautizarla dentro del hospital donde permanecía en una incubadora. “Le puse Milagros porque para mí era un milagro que naciera viva después de lo que había pasado…”, platica el hombre.

Pero poco después de un mes, Milagros murió. El 12 de marzo, los médicos le llamaron a Cesar para informarle que la pequeña no resistió.

Al día siguiente, el hombre tuvo que separarse de la cama de su esposa. Se despidió de aquella mujer con la que se casó un 12 de diciembre de 2010, pues tenía que ir a enterrar a su pequeña.

La agonía continuó. Melina fue sometida al menos a dos cirugías más. Al final no lo logró. “Mi esposa fallece el 15 de abril… primero se fue mi bebé, luego ella”, lamenta Cesar.

Hasta ahora, el hombre que la mató continua libre. Cesar sigue trabajando y continua su vida con sus dos hijos… a su esposa y a su bebé las lleva siempre en una fotografía.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas



+-