facebook comscore
Por morosidad, echan a muertos del panteón

Por morosidad, echan a muertos del panteón

Ciudades viernes 01 de noviembre de 2019 - 01:51

POR CLAUDIA BOLAÑOS

La última morada no siempre parecer serlo, pues se estima que más del 50 por ciento de los familiares de un difunto no pagan el pago por el uso del espacio en varios panteones de la Ciudad de México, por lo que esos muertos están en condiciones de ser desalojados.

El incumplimiento de las contribuciones correspondientes, así como el abandono de los sepulcros por parte de los deudos, son la constante en los camposantos capitalinos, 103 en total, según personal de panteones y datos oficiales.

El cobro por el refrendo de la tierra para el descanso “eterno”, es desde enero pasado competencia directa de cada una de las 16 alcaldías, que tienen la administración de los cementerios civiles que estén en sus demarcaciones territoriales, e incluso pueden fijar o modificar los costos por los servicios de entierro y cremación, previa opinión de la Secretaría de Administración y Finanzas, según el Código Fiscal, artículo 303.

El pago por el uso de los panteones civiles ahora son ingresos adicionales al presupuesto asignado a las alcaldías, por lo que es importante que quienes tengan adeudos regularicen la situación del espacio ocupado por sus muertos, pues de otro modo son sacados, echados en bolsas y colocados nuevamente en las fosas que darán la bienvenida a otro difunto.

Debido a la demanda de los cementerios, administraciones pasadas han tratado de regularizar su situación, pero no lo han conseguido porque siguen siendo lugares con falta de mantenimiento y seguridad.

En algunos casos el propietario murió, se desconoce a quién le corresponde la titularidad, pues quedó intestada, o incluso hay documentos falsos para acreditarla, narró personal administrativo de uno de los panteones con más conflictos, el civil de Iztapalapa, San Nicolás Tolentino.

Allí aún es posible encontrar capillas de 1957, fecha en el que se conformó como panteón civil. En total son más de 16 mil fosas, de ellas 20 por ciento son las que están en posibilidades de ser utilizadas.

En su interior hay tumberos de planta, que reciben pago del gobierno, y unos 200 auxiliares que viven de propinas por construir, cuidar y dar mantenimiento a las fosas. En promedio estos trabajadores cobran de 120 a 150 pesos al mes por mantener limpio las tumbas.

Sin embargo, estos hombres consideran que si acaso un 20 por ciento de las familias de los difuntos se preocupa por darles mantenimiento.

Don Candelario Zúñiga en casi 30 años de trabajo ha visto de todo, desde dos o hasta tres esposas que se juntan en el entierro, hasta pleitos a golpes por herencias.

En este cementerio hay tumbas de todos estilos, entre ellas resalta la del hijo de Candelario, un joven seguidor del América, y cuya tumba evoca al equipo.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -