laopcionnota
Por una nueva educación

Por una nueva educación

Columnas miércoles 31 de julio de 2019 - 02:50


¿Han pensado por un momento lo que nuestro Líder Providencial ha hecho por la educación en México? Apenas llevamos ocho meses de Utopía, y ya se nota que esto cambió. Que vamos requetebién, pues.


El presidente derogó la mal llamada Reforma Educativa, que cambiará por una bien llamada Reforma Educativa, consistente, al parecer, en una estrategia zen: no moverle a nada y confiar en las ganas de chambear que tienen, por ejemplo, los compañeros profesores oaxaqueños, que ya dijo el presidente que son super responsables. Estoy de acuerdo. Seguro que con estas medidas van a terminar por fin, después de 30 años, que son nada, un curso completo. ¿Que la derogación, con la lana que les entregaron para que desbloquearan vías, con el permiso para secuestrar a la gente en el Congreso, con el permiso de tomar casetas y con la otra lana, la que les reembolsaron luego de faltar durante meses a clases y el neoliberalismo, inaceptablemente, les exigiera hacerlo mediante represalias, no son medidas suficientes? Pues pasamos al plan b: pedirles a sus mamacitas santas que hablen con ellxs.

Luego están los centros educativos promovidos por nuestro Tlatoani, las llamadas afectuosamente pejeuniversidades. Se ven buenísimas. Hagan de cuenta la Autónoma de la Ciudad de México, con sus 3.2 titulados por cada 100 estudiantes (bueno, en sus mejores carreras: no se puede pedir tanto), pero con menos rigor académico. No veo la hora de visitar una.

Me imagino a los alegres pioneros de la 4T en los pasillos:
—¿Qué onda, güey, nos echamos un café?
—No puedo. Me metí a una especialización en trapiches con caballo.

Ah, la educación de altura: Telegramas
1, Piñamiel 4, Economía de la Barbacoa
2…
Congruentemente con esta visión educativa, el Paolo Freire de Tepetitán está dándole, ya, un par de lecciones a la UNAM. Por ejemplo, que las universidades de avanzada no necesitan Internet. Estoy de acuerdo, oh, Padre de Pueblos.

Con un criterio de austeridad, y ya que en este país se habla español, podríamos asimismo cerrar el Centro de Lenguas Extranjeras. O reducir a la mitad la Facultad de Medicina, ponerla en manos de Conacyt y limitarla a la homeopatía, las medicinas tradicionales y tal vez las operaciones con las manos. Lo mismo aplica a Física, Química y Biología, con sus laboratorios y otras machuchonerías, para no hablar de Matemáticas: contar es fifí. Losterrenos sobrantes podríamos usarlos para campos de beis. Desde luego, hay que persistir en el error de haberle quitado la autonomía. Eso también es machuchón.

▶ Esto ya cambió, fifís. Así que no se quejen porque en el arranque del nuevo ciclo escolar se va a leer una carta del Presidente, el Líder Eterno, a las y los maestras y maestros, o sea a lxs maestrxs, con la amable exigencia de que se le brinde un aplauso. Eso no es nada: otra muestra de la humildad, el desprendimiento del ego por parte de nuestro Primer Docente de la Patria, ajeno a todo narcisismo.

¿Un aplauso? Deberíamos poner una foto suya en cada salón, a la manera de las verdaderas democracias, y dedicarle no sé si una misa todos los días —lxs compañerxs evangélicxs pueden ser de enorme ayuda en este proyecto— o incluso un himno cantado a coro.

Humildemente, me propongo para su redacción. No pido mucho a cambio: tal vez una plaza de maestro, digamos que de las de la Sección 22.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Violaciones y abusosColumnas
2019-08-19 - 01:44
The Great One, #21Columnas
2019-08-19 - 01:43
Una poética del desastreColumnas
2019-08-19 - 01:37
FascismoColumnas
2019-08-19 - 01:33
Nosotros tambiénColumnas
2019-08-19 - 01:30

+-