laopcionnota
Pórtense bien

Pórtense bien

Columnas miércoles 24 de julio de 2019 - 00:48


Nuestro Padre de Pueblos causó revuelo en
los mentideros fifí por poner en orden a la revista Proceso, cuando le dijo a su reportero que no se había “portado bien” con la 4T. Ah, qué reconvención tan justa. Tiene razón nuestro presidente: lo que le toca a los medios noes desarrollar investigaciones, auscultar a los poderes políticos, abrir espacios para la crítica, convocar especialistas, hacer preguntas incómodas. No. O bueno: sí, antes. Cuando todos teníamos que ser Carmen Aristegui. Hoy, cuando tenemos a la cabeza de la patria doliente a un hombre infalible, un hombre que está en otro plano espiritual, el hombre que es, él solo, el Estado y por lo tanto la representación de la voluntad popular, lo que le toca a los medios es cuadrarse y aplaudir sistemáticamente, sin excepciones, porque, caray, está asentándose la utopía. El paraíso en la Tierra. El Reino de los Pobres.

Me explico. Permítanme desarrollar:

¿Que el crecimiento económico pasará del mediocre 2% de Peña a 0.0000%?
¿Que se perdió un número récord de empleos? ¿Que el Power Point de Pemex sigue provocando carcajadas despectivas entre los especialistas, que no revisan sus privilegios y se dedican a cuestionar nuestras buenas intenciones, ajenos a las virtudes de el Segundo Ingeniero Agrónomo de la Patria (el primero es por supuesto nuestro Tlatoani)? ¿Que no hay modo de construir Santa Lucía y Dos Bocas, que vamos a gastar fortunas en esos elefantes blancos y en el Tren Maya, que lo de Texcoco es una sangría? A batir palmas, compañeros de la prensa, porque vamos a ser prósperos, pero con tremendo sentido de la justicia social. Se va a poner buena la redistribución.

▶ ¿Que se dispararon los homicidios, los secuestros, las extorsiones, los robos a casas? ¿Que el primer semestre de este año es el más violento de que se tenga memoria? ¿Que la Ciudad de México se siente digamos que fuera de control? ¿Que ya me pepenaron a unos muchachones de la Guardia Nacional en actividades delincuenciales? A pasarlo por alto y cantar las loas del Tlatoani, porque ya se acabó la guerra: fue, recordaremos, en el momento en que el Líder Supremo sentó susreales en la presidencia, porque así lo avisó, y punto.

¿Que no hay medicinas, que cierran clínicas, que los médicos se quejan un día sí y otro también de que trabajan en condiciones miserables? A escribir poemas en honor al Presidente Eterno, que ya merito somos Noruega.

Porque si el Gran Benefactor dice que se puede distribuir riqueza sin tener ni producir riqueza, o que se puede construir una refinería en un charco por primera vez en la historia de la humanidad y sin ayuda de los especialistas extranjeros (basta ya de que vengan a mancillar el suelo patrio con sus zapatos postcoloniales), o que los enfermos de cáncer y sida se curan por decreto y chance con unas gotitas homeopáticas, lo que le toca a los medios es tomarle la palabra y celebrarlo, porque ¿de qué valen cifras, hechos, testimonios, cruce de datos, experiencia, cuando tienes la palabra de un Líder de esta magnitud, a un Churchill tabasqueño y de izquierdas, a un Julio César del trópico ardiente, al Roosevelt de Tepetitán? Me canso ganso.

Pórtense bien, camaradas de los medios. Cuádrense. Entiendan de una vez que la realidad no es la materia prima de los verdaderos periodistas.

#LibertadEsAsentir.
#AplaudoNoInvestigo.
#LaRealidadEsFifí.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

The Great One, #21Columnas
2019-08-19 - 01:43
Una poética del desastreColumnas
2019-08-19 - 01:37
FascismoColumnas
2019-08-19 - 01:33
Nosotros tambiénColumnas
2019-08-19 - 01:30

+-