laopcionnota
Prensa que más aplauda

Prensa que más aplauda

Columnas viernes 30 de agosto de 2019 - 02:20


Este artículo debería ser un elogio sobre la exitosa negociación entre el gobierno mexicano y las empresas gaseras que llegaron a un acuerdo satisfactorio. La noticia le apunta un tanto a favor a la administración de AMLO. No obstante, la nota la dio el comentario final de la ceremonia, cuando el Presidente de México preguntó “¿a poco la prensa no aplaude?”. A veces, el estupor invade al auditorio en los eventos de AMLO. Apenas el sexenio pasado, uno de los momentos más bochornosos del expresidente Peña Nieto fue cuando soltó una queja infantiloide a cual más sorpresiva “ya sé que no aplauden”. En esta ocasión, López Obrador reveló la misma actitud que su predecesor. El poderoso se cree merecedor de aplausos por hacer su trabajo.

Hay una extensa bibliografía publicada en todo el mundo sobre la forma en que el poder trastorna la mente. Entre los estudios más famosos destacan el clásico Psicopatología y política de Harold Laswell, La marcha de la locura de Barbara Tuchman o En el poder y en la enfermedad de David Owen.

Grandes estadistas han tenido sus momentos de delirios megalómanos, o como decimos en México, se suben a su ladrillo. Es un fracaso de control emocional personal para los gobernantes, pero también una evidencia categórica de la falta de honestidad de sus colaboradores para hablarles con franqueza y obligarlos a ver la realidad. Quien haya tenido un amigo que luego ganó mucho poder, sabe cómo se sumergen en una nube de soberbia insufrible.

Memento mori es la frase que según la leyenda le susurraban a los césares romanos para recordarles que el poder es transitorio. Vale repetirlo por las dudas, a la prensa jamás le corresponde aplaudir.

Su trabajo es informar a la población, no halagar al poderoso. De otra manera se convierte en instrumento de servidumbre y sometimiento.

Sobre este debate, actualmente circulan en librerías mexicanas dos libros notables. El primero es la nueva novela de Enrique Serna. El vendedor de silencio es un relato novelado de la vida de Carlos Denegri, uno de los periodistas más sobresalientes y corruptos del siglo XX mexicano. Ahí se reconstruye con toda su abyección la prensa que tomaba sobornos a cambio de coberturas favorables y aplaudió a los presidentes de México. No queremos que regrese. También brillan en el libro personajes de irrenunciable vocación crítica como Julio Scherer.

Del otro lado, Editorial Cal y Arena publicó José Alvarado. Antología, una recopilación de los textos del periodista norteño José Alvarado, escuela de calidad estética y ejemplo de independencia de criterio. Frente a las presiones del poderoso, la prensa mexicana está en una disyuntiva, pero en esos libros hay elementos para reflexionar cuál de las opciones le conviene más al país.

•Internacionalista y analista político:
@avila_raudel

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Hablando de lesionesColumnas
2019-09-18 - 01:51
Roa Bastos: la máscara y el silencioColumnas
2019-09-18 - 01:48
Netanyahu, el gran provocadorColumnas
2019-09-18 - 01:39
AlibabaColumnas
2019-09-18 - 01:37
IngresosColumnas
2019-09-18 - 01:34

+-