facebook comscore
Procesos democráticos y pueblos originarios de la CDMX

Procesos democráticos y pueblos originarios de la CDMX

Columnas lunes 02 de septiembre de 2019 - 02:39

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 2º le reconoce a los pueblos indígenas entre otros derechos, el de la libre determinación en sus formas internas de convivencia y organización social; preservar y enriquecer sus lenguas y su cultura e identidad; aplicar sus propios sistemas normativos; y elegir a sus autoridades o representantes.

La Constitución, distingue entre “pueblos indígenas” que descienden de poblaciones que habitaban en el territorio actual del país al iniciarse la colonización y que conservan sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas, o parte de ellas; y “comunidades integrantes” que forman una unidad social, económica y cultural, asentadas en un territorio y que reconocen autoridades propias de acuerdo con sus usos y costumbres.

Por su parte, la Constitución de la Ciudad de México, reconoce una naturaleza intercultural para la capital, con una composición plurilingüe, pluriétnica y pluricultural sustentada en sus habitantes; sus pueblos y barrios originarios históricamente asentados en su territorio y en sus comunidades indígenas residentes, fundada en la diversidad de sus tradiciones y expresiones sociales y culturales.

Además, dentro de las funciones de las alcaldías se encuentra preservar el patrimonio, las culturas, identidades, festividades y la representación democrática de los pueblos, comunidades, barrios y colonias asentadas en las demarcaciones; así como el respeto y promoción de los derechos de los pueblos y barrios originarios y de las comunidades indígenas residentes en la demarcación territorial.

Para hacer efectiva dicha representación democrática, las alcaldías deben reconocer a las autoridades y representantes tradicionales elegidos en los pueblos y barrios originarios y comunidades indígenas residentes.

Sumado a lo anterior, la Organización Internacional del Trabajo expidió el Convenio 169 sobre pueblos indígenas y tribales, del cual México es parte, en donde se regulan temas como el derecho al trabajo, derecho a la tierra y al territorio, a la salud y a la educación; que vino a suplir el Convenio núm. 107 sobre Poblaciones indígenas y tribales en países independientes.

Dicho Convenio reivindica el derecho de los pueblos indígenas a mantener y fortalecer sus culturas, formas de vida e instituciones propias, y su derecho a participar de manera efectiva en las decisiones que les afectan; además exige a los países que lo han ratificado que se comprometan a realizar las adecuaciones a su legislación interna, además de llevar a cabo las acciones contenidas en el mismo para llevarlo a la práctica y adoptar las mejoras que ese órgano internacional sugiera.

Con estos ordenamientos, la sociedad trata de garantizar el derecho de los pueblos indígenas a decidir sobre sus propias prioridades en lo que atañe a un proceso de desarrollo, en la medida en que éste afecte sus vidas, creencias, instituciones y su bienestar.

Flor de loto: “Lo único que hay que hacer para lograr el Estado de derecho, es respetar la ley”.

•Especialista en Derecho Constitucional
y derechos humanos

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Malas señales para los periodistas Columnas
2019-11-15 - 01:12
Tiraditos Columnas
2019-11-15 - 01:11
IPH, el reto Columnas
2019-11-15 - 00:49
Ideologías húmedas Columnas
2019-11-15 - 01:39
Historia y dictadura Columnas
2019-11-15 - 01:38
+ -