laopcionnota
Psicosis económica en la 4T

Psicosis económica en la 4T

Columnas jueves 20 de junio de 2019 - 02:41


Cuando finalmente la 4T encontró un garbanzo de libra con la solución de la “Crisis de los Aranceles” (temporal, porque las elecciones en Estados Unidos son hasta noviembre y van a agarrar a México de su puerquito cada vez que puedan), más de uno creyó que era la oportunidad de dejar atrás las decisiones viscerales en la política económica y dar lugar a una muy necesaria dosis de pragmatismo. Sobra decir que no pasó.

La nota se da con la reunión del 13 de junio entre el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y el Presidente de la República, donde los empresarios ahí reunidos señalaron su compromiso de invertir 623 mil millones de pesos en lo que resta de 2019. De esta manera, dan el primer paso para poner en la agenda pública la importancia de la inversión para que el país pueda volver a crecer.

La presencia del presidente López Obrador, junto con Alfonso Romo y la secretaria de Economía Graciela Márquez, a pesar de que los empresarios han sido de los sectores más críticos a muchas de las decisiones del Gobierno Federal y a sus proyectos estratégicos, pudo haber sido tomada como una señal de compromiso por parte del Ejecutivo con una agenda consensuada con la iniciativa privada.

Las complejidades y las desilusiones comienzan al revisar lo que se dijo en la multicitada reunión y lo que ha sucedido en nuestra terca y surrealista realidad.

A decir del boletín del propio CCE, los empresarios señalaron que “para fomentar la inversión es necesario contar con un ambiente propio con: reglas y mensajes claros y propositivos del sector público y privado; Estado de derecho fuerte y eficaz; estabilidad macroeconómica, y un compromiso para resolver, con estricto apego al marco jurídico, los obstáculos de ejecución…”. En otras palabras, piso parejo, reglas claras, certidumbre y respeto a los espacios de la inversión privada.

De manera difícil de entender, exactamente el mismo 13 de junio la Comisión Nacional de Hidrocarburos anunció la cancelación definitiva de las licitaciones por medios de las cuales la inversión privada podría haberse asociado con Pemex (los llamados farmouts) para producción.

De manera evidente los colaboradores del Presidente le hacen un favor muy flaco, en términos de comunicación social, al lanzar un anuncio que va contra los “compromisos” hechos por López Obrador… exactamente el mismo día.

Pero lo verdaderamente grave es que Pemex, que tiene una plataforma de producción en mínimos históricos con casi 1.6 millones de barriles diarios y una deuda financiera del orden de los 106,500 millones de dólares, por una razón meramente ideológica renuncia a que los privados puedan invertir dinero fresco para producir gas y petróleo y, en cambio, prefiere hacerlo únicamente con dinero gubernamental que siempre es escaso.

Si así es como se busca generar certeza y confianza para que haya más inversiones en el país, creo que las próximas semanas seguiremos platicando de caídas en la infraestructura, la falta de dinamismo en la economía, la insuficiente generación de empleos y de bajas en la calificación de los instrumentos financieros mexicanos.

•Ex Secretario de Trabajo y Desarrollo
Económico de Puebla. Analista
económico y de negocios
@MichelChain

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Línea 13Columnas
2019-07-19 - 02:37
Dos AñosColumnas
2019-07-19 - 02:34
Nación y destinoColumnas
2019-07-19 - 02:29
Duarte, ¡un pobre político!Columnas
2019-07-19 - 02:22

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-