laopcionnota
Reconciliarnos con nuestra policía

Reconciliarnos con nuestra policía

Columnas miércoles 22 de mayo de 2019 - 01:51


Según cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en la ciudad de México se registró un incremento del 46% en el número de víctimas de homicidios, comparando el primer trimestre de 2018 con el de 2019. Datos similares se reafirman en el robo a transeúntes y a transporte público.

La capital vive una de las peores crisis de inseguridad y de descredito de sus policías, pues hasta el día de hoy, no se vislumbran resultados relevantes de la estrategia de contención y prevención de la criminalidad.

Por otro lado, padecemos una epidemia de falta de respeto y agresiones a nuestros oficiales de policía. Lo mismo en el STC (Metro), en el que hemos sido testigos de golpes y empellones, en las calles con comerciantes de vía pública, en colonias populares donde literalmente bajan de las patrullas a los detenidos, o por mujeres y parejas iracundas que son amonestadas por incumplir el reglamento de Tránsito.

Escenas que circulan de forma viral en las redes sociales.

Mientras ello acontece, el policía se siente abandonado por sus superiores, se ha resquebrajado el espíritu de grupo y la vocación de servicio flaquea. Experimentamos una crisis en dos vertientes. La primera, es la inconformidad velada en las filas de la Policía, no obstante el buen trabajo que realiza el Secretario Jesús Orta, en el que faltan medidas que rompan el circulo vicioso de la percepción negativa que tienen los propios elementos de su corporación, para recuperar el trabajo en equipo, el buen clima laboral y el prestigio de la institución.

La segunda, la percepción de los habitantes de la megalópolis que consideran que hay ineptitud, contubernio con los delincuentes e indolencia en su policía.

El fenómeno se entiende así: las cifras de la inseguridad van al alza, el policía no solo es cuestionado por su labor, sino que es denigrado, ofendido y lastimado físicamente por personas irresponsables, luego entonces, la impresión en la opinión publica es simple pero contundente. La Policía esta de cabeza, ha perdido la figura de autoridad y de confianza de años atrás.

Los niños y los jóvenes de hoy se identifican más con ladrones, extorsionadores y narcomenudistas, porque a ellos se les percibe con dinero, autos de lujo y mujeres guapas. A nuestros policías se les ve como poco eficientes, depauperados y abandonados por su institución cuando son lastimados.

En un mundo donde la apariencia y el materialismo son los caminos a seguir, los niños y jóvenes eligen a estos personajes. Por lo que es de suma importancia que los ciudadanos nos reconciliemos con el buen policía, agradeciéndole en acciones concertadas entre Gobierno y sociedad, su trabajo honesto, desinteresado y valiente.

Hagamos un esfuerzo, pongámonos en sus zapatos y los de su familia, reconozcámosles que se juegan la vida por nosotros.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Pactando con el MoonwalkingColumnas
2019-06-25 - 03:18
Rescátanos FridaColumnas
2019-06-25 - 03:13
Ruido de sablesColumnas
2019-06-25 - 03:11
Retador..?Columnas
2019-06-25 - 03:09
Línea 13Columnas
2019-06-25 - 03:04
El Microrrelato VisualColumnas
2019-06-25 - 03:00

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-