laopcionnota
Recordando a José Emilio Pacheco

Recordando a José Emilio Pacheco

Entornos viernes 28 de junio de 2019 - 05:48


José Emilio Pacheco cumpliría ochenta años en plenitud de facultades literarias. Dedicó su vida a la literatura y murió con un artículo recién escrito entre las manos. Poeta, narrador, traductor y periodista de los grandes: un escritor. Rescato de las columnas que he escrito a lo largo del tiempo algunas estampas que nos dejó sobre diversos temas, opiniones de otros sobre su obra, y un recuerdo personal.
***
Augurio. Hace años, Rolando Cordera Campos condujo un programa de televisión llamado Memoria de calidad, que después se convirtió en el libro Volver con la memoria. Conversaciones con intelectuales, políticos y hombres de la ciencia, el arte y la cultura en el siglo XX. En la conversación con Jaime Sabines, este gran poeta dijo en algún momento: “José Emilio Pacheco sí es el poeta que me gusta, a pesar de que seamos diferentes en el tratamiento de los asuntos. Tiene poemas excelentes, tratados de una manera tan singular, tan simple y tan sencilla, que se me hace que puede llegar a ser, y en muchos aspectos ya lo es,el gran poeta de México”.
***
Castillos: “Noticias del Imperio, no está hecha nada más para ser leída: está hecha para ser habitada semanas o aun meses enteros. Si sus ejes geográficos son dos de las grandes ciudades del barroco arquitectónico, Viena y México; si el modelo de su prosa son las grutas de Cacahuamilpa, donde Carlota encontró el perfil infernal de Dante; el dibujo que esta novela recorta contra la tempestad de la historia es la silueta de un castillo. Noticias del Imperio es la novela de los castillos —Schönbrunn, Miramar, Chapultepec, Bouchout— y tiene como ellos ventanales, salas del trono, pasillos, comedores, letrinas y albañales; la ambición de tocar el cielo y elevarse por encima de los demás y el descubrimiento final de que todo es polvo y ceniza, tierra hecha con los despojos de las víctimas del poder. […]” (“Noticias del imperio”, “Inventario”, Proceso, 2-01-1988)
***
Hormigas. “Las hormigas van y vienen por el sendero bajo la hierba con sus inmensas cargas solidarias, su disciplina ciega, su voluntad constructora, no se preguntan para qué han nacido, cuál es el objeto de sus afanes, qué justifica su fatiga, son libres, no tienen yo, carecen de ambiciones individuales, no les importa el paso del tiempo, saben que están aquí porque siempre hubo hormigas y deben continuar su camino contra el veneno y contra el pisoteo, para que este planeta no se vuelva otro lugar desierto y sin hormigas.” (Nuevo álbum de zoología, selección
Jorge Esquinca, dibujos de Francisco Toledo, Era, 2013)

Irrepetible. La última vez que pude disfrutar de la erudición y las ocurrencias de José Emilio Pacheco fue después del homenaje que le hicieron a su esposa Cristina Pacheco en Bellas Artes. Después de una elegante comida, tuvimos la fortuna de que viniera a sentarse a nuestra mesa. Además de quejarse de que se había quedado sin peluquero y preguntarme si le podía conseguir uno a domicilio, se rascaba intensamente los tobillos. Sabemos que su estilo era original, como todo en él. Me contó que estaba lleno de piquetes de mosco. Yo le dije que se embarrara limón y le pasé un limón partido. Se lo frotó, sintió alivio y me dijo que era un remedio maravilloso que había de adoptar. Y luego: “¿Sabías que los mosquitos que pican son las hembras?”.
***
Jumping beans. “[…] En aquel año la Avenida Juárez, que será arrasada por el terremoto de 1985 en la Ciudad de México, aún es el centro del turismo. Abundan las tiendas de Mexican Curious. En la Casa Cervantes llaman mi atención de niño no las más bellas artesanías mexicanas, sino las pulgas vestidas y sus bodas con mariachi y cortejo en una cáscara de nuez, los dijes de plata, las miniaturas talladas en hueso y sobre todo los jumping beans, los frijoles saltarines.

En un cuenco de cristal brincan y se entremezclan las semillas pintadas de rojo.
Por unos cuantos centavos compro diez jumping beans. La agitación prosigue en el tranvía y en mi cuarto. Como el globo de gas que si no escapa permanece desinflado, al día siguiente sobrevienen para lo frijoles saltarines la inmovilidad, el triunfo de lo inerte, la vuelta al reino vegetal. Parto de un martillazo un jumping bean.

La atrocidad se revela ante mis ojos: en cada semilla, en el sarcófago que constituyen sus paredes, se agita un leve gusano en busca de aire, de espacio, de luz y de la salvación imposible.

Colmo de lo absurdo, el insecto nace enterrado en vida. Sólo puede consumir su existencia en la asfixia, la angustia y el sufrimiento infinitos. Su instinto de vivir se manifiesta con tal desesperación que su fuerza hace danzar una jaula hermética, una celda de manicomio, un sarcófago mil veces más pesado que su cuerpo.

La infancia terminó, la vida pasó, se fue la Casa Cervantes, el desastre borró la antigua Avenida Juárez. Nunca he vuelto a comprar frijoles saltarines. […]” (“Mexican Curious: Jumping Beans” del libro La edad de las tinieblas. Cincuenta poemas en prosa. Era, 2009)
***
Premio: Cuando José Emilio Pacheco obtuvo en 2009 el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, el escritor español Luis Antonio de Villena, miembro del jurado, lo describió puntualmente: “Es un hombre de un caos creativo excepcional”.
***
Tiempo: “Veloz la marejada del año que cae hacia el nunca. / Vamos a ver allá en tus ojos, tiempo, / lo nunca visto. Pero estamos ciegos / ante lo que pasó. (“Calendario”: El silencio de la luna. Era, 1994)

Delia Juárez G. Editora y traductora. Es
autora del libro Gajes del oficio. La pasión
de escribir (2006); y de las antologías colectivas: Y sin embargo yo te amaba. 12
escritores interpretan a José José (2009),
Mudanzas (2011), Anuncios clasificados
(2013) y Así escribo. 53 escritores mexicanos
y el misterio de la creación (2015).

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Fragmento La Estación De Las MujeresEntornos
2019-08-16 - 04:56

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-