laopcionnota
Renovando ilusiones

Renovando ilusiones

Columnas miércoles 14 de agosto de 2019 - 03:13


Lo que provoca en el americanismo la contratación de Guillermo Ochoa con Las Águilas es digno de analizarse. No se trata solo de la calidad bajo la portería, sino de un fenómeno que atiende necesidades de identificación para una fanaticada siembre ávida de ídolos y referentes.

El golpe de perder a Agustín Marchesín sin duda alguna fue duro. Sobre todo por la velocidad en la que la noticia fluyó. Surgió como rumor, fue creciendo, se concretó, e incluso el guardameta no tardó mucho en debutar con el Porto y de brindar de inmediato una gran atajada en su primer partido de la temporada en Portugal.

Pero, así como la salida del argentino fluyó con agilidad, la idea de repatriar a Ochoa también se dio en cuestión de días.

Pero antes de pasar al tema del trabajo de la directiva, no podemos soslayar el hecho de que la afición así lo pidió, casi de inmediato. ¿Se fue ‘Marche’? El único capaz de llenar unos zapatos así de complicados (por su carisma, calidad, liderazgo e identificación con los fans) era Ochoa, y así lo dejaron entrever en redes sociales.

En este fichaje todo se conjugó. Guillermo Ochoa finalizaba contrato con el Standard de Lieja, y aunque había una cláusula de renovación automática, todos los involucrados estaban conscientes de que el portero mexicano se iría del club para esta nueva temporada. Fue entonces cuando el América, movido por la repentina salida de Marchesín, reaccionó rápido y buscó de inmediato al ‘hijo pródigo’.

Las Águilas disputan esta noche un trofeo (no oficial y poco atractivo, aunque si no se le gana al Atlanta United no me quiero imaginar) y no regresarán a Coapa sino hasta el jueves. Será ahí cuando ocurra el reencuentro con Ochoa tras la llegada de éste ayer martes a la Ciudad de México. Las expectativas desde ya son altísimas tan solo para verlo jugar.

A mí me parece que lo ideal sería que debute en su casa, el Estadio Azteca, este sábado ante Morelia, aunque todo quedará en la decisión de Miguel Herrera… ya ven que le dio por decir el domingo que Ochoa tendría que pelearle la titularidad a Oscar Jiménez, aunque creo que eso fue un mero discurso diplomático y el canterano de Las Águilas impondrá sin duda alguna su calidad, aunque Jiménez, en términos generales, cumplió y con creces en sus dos participaciones en el Apertura 2019.

No sé si la sola presencia de Ochoa baste para mejorar las entradas en el Estadio Azteca, pues me parece que las bajas asistencias son un problema que va un poco más allá y que tiene que ver con el devenir de la Ciudad de México en general.

Lo que es una realidad, es que Ochoa renueva muchos ánimos, al interior del Nido y afuera, con sus aficionados y hasta con los detractores. Ya muchos discutirán lo que logró o no en Europa, pero para el nivel de nuestra Liga MX, su calidad es superlativa, y es una preocupación menos para el Piojo y sus dirigidos en el aun joven campeonato.

Periodista y analista deportivo
alex.lindoro@gmail.com

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Lotes del delitoColumnas
2019-08-16 - 03:48
Sueños y recuerdos de Lezama LimaColumnas
2019-08-16 - 03:44
Cuando el interés ya no es suficienteColumnas
2019-08-16 - 03:39
IngresosColumnas
2019-08-16 - 03:35
Línea 13Columnas
2019-08-16 - 03:32

+-