Seré breve: es electoral
Seré breve: es electoral

Columnas miércoles 13 de febrero de 2019 - 02:20


Hace unos días, Gerardo Esquivel, subgobernador del Banco de México y cercano colaborador de la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador, conmocionó a las redes sociales con un tweet: “Seré breve: estancias infantiles era un buen programa”. La discusión en torno a la cancelación del programa de estancias infantiles por parte del Gobierno mexicano había girado en torno a sus ventajas y desventajas, argumentos técnicos, presupuestales y beneficios sociales para las madres.

Hubo algunos comentaristas, como Sergio Sarmiento, que inclusive vieron con buenos ojos la medida por considerar que se trataba de una adaptación de la política de vouchers educativos. En las antípodas ideológicas, Raúl Trejo Delarbre criticó severamente, a mi juicio con razón, la calidad como política pública de una propuesta semejante. Ahora bien, mi impresión es que, si bien el Presidente argumentó la medida como una forma de combatir la corrupción, también hay un propósito electoral.

La idea de dar dinero a la población de la tercera edad (los abuelos que cuidarían a los niños) resulta electoralmente muy rentable. La tercera edad es un segmento de la población que se caracteriza por ejercer su derecho al voto en mayor proporción que otros. No es un misterio adivinar por quién van a votar si reciben dinero del Gobierno.

Es parte de la lógica de la llamada cuarta transformación. El despido masivo de burócratas, la reducción presupuestal de numerosas instituciones gubernamentales y autónomas supone un “ahorro” que permitirá financiar algunas de las becas, apoyos y subsidios prometidos. Se les entregarán directamente a los beneficiarios sin pasar por la mediación institucional de ningún organismo público. La Presidencia de la República como la gran dispensadora de efectivo, a la manera de una madre generosa que le da dinero a manos llenas a sus hijos.

Me parece muy bien que se apoye a los necesitados. Es la responsabilidad del Estado mexicano, pero preocupa que no se haga mediante instituciones con reglas de operación claras, capaces de garantizar transparencia y continuidad. Todo dependerá del humor presidencial, como en otros tiempos. Por otra parte, ya nada se dice de los responsables de la presunta corrupción detectada en el programa de estancias anteriormente existente.

La construcción de clientelas electorales está en marcha y mientras los críticos del gobierno analizan sus medidas a la luz de criterios técnicos, Morena y el Gobierno federal están en campaña permanente. Van a comerle el mandado a los partidos en todas (subrayo todas) las elecciones de este año y probablemente las del 2020. La oposición sigue pasmada mientras se consolida la hegemonía morenista. Habrá que acostumbrarse. La evaluación profesional de políticas públicas no tiene futuro en este país, el criterio decisivo para su puesta en marcha será la rentabilidad electoral.

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

Etiquetas


Notas Relacionadas


Todo queda en familiaColumnas
2019-03-20 - 01:47
Descenso destapa escándalosColumnas
2019-03-20 - 01:36
Por qué escribía SaramagoColumnas
2019-03-20 - 01:32
El presidente más popular del mundoColumnas
2019-03-20 - 01:25

+-